Domingo 18 Noviembre, 2018

Variadas ofertas para el artista estonio

Jueves 07 de Febrero de 2013

La historia de Segey Spivak Laurson, el artista de Estonia que quedó en la calle, despertó la solidaridad de los platenses y entre los numerosos llamados que recibió en l ...

La historia de Segey Spivak Laurson, el artista de Estonia que quedó en la calle, despertó la solidaridad de los platenses y entre los numerosos llamados que recibió en las últimas horas, está la propuesta de dictar un taller de arte en el Centro Cultural Islas Malvinas.

“Estoy muy feliz, yo conozco mucho y lo quiero enseñar”, afirmó con un castellano aún más enrevesado por su emoción. Como publicó el diario, Segey es magister en arte, se recibió en la Academia de San Petesburgo y su formación le permitió pintar y restaurar museos de Rusia e intervenir en la Catedral de Lyon -Francia- y en iglesias protestantes de Alemania y Suiza.

El pintor, nacido en Narva, también hizo intervenciones de restauración en el Museo del Hermitage y decenas de trabajos en distintos países asiáticos. Incluso apuntó que en 1990 fue invitado por el Rey Hassan II de Marruecos para pintar a la familia real y realizar obras para el palacio real de la ciudad de Ifrane, donde permaneció durante cinco años. Además expuso sus obras en Londres y Barcelona hasta que en 1997 decidió venir a la Argentina.

En Marruecos había conocido a un sacerdote que le dijo que en este país podría encontrar trabajo. Y así fue. Ya en La Plata participó de la realización de las esculturas que se montaron en las torres de la Catedral y decidió que este era un buen lugar para vivir, aunque también le gusta Córdoba, Misiones y Ushuaia, sitios que también visitó y retrató.

Sin embargo, por distintas circunstancias, un día se vio sin nada y en la calle, hasta que encontró refugio en el parador nocturno Sumando Voluntades. volver a trabajar Después de dar a conocer su vida, el artista se sintió sorprendido por la gran repercusión. Sin embargo, de esta fama repentina lo único que le importa es volver a trabajar.

“Conozco de líneas, de íconos, quiero hacer lo que sé”, señaló. Una de las propuestas más firmes que recibió ayer el artista es la de coordinar un taller de plástica en el Centro Cultural Islas Malvinas. “Creemos que hay que darle una oportunidad en un marco acorde a este eximio artista para que se exprese y enseñe lo que sabe”, apuntó Horacio Alvarez, director de ese espacio cultural.

Un empresario platense del rubro gastronómico también se mostró interesado en que el artista intervenga en la ambientación de un comercio que montó en diagonal 74; y hasta recibió llamados del Teatro Argentino. Nancy Maldonado, titular de la entidad Sumando Voluntades, señaló que todos los chequeos médicos que se le realizaron ayer a Segey indican que está bien tanto en el aspecto físico como intelectual, listo para volver a hacer lo que sabe.

“En la guerra de Afganistán perdió un oído y en el otro tiene que usar un audífono para escuchar, son algunas de las secuelas, pero por suerte está bien y va a poder volver a trabajar”, señaló la responsable de Sumando Voluntades.