Un año de gestión, muchas cosas para cambiar

Por: Claudio M. Velazco | Especial para Infoplatense | Jueves 29 de Diciembre de 2016

Como Ciudadanos hemos visto la culminación del primer año de nuevas gestiones en los gobiernos municipal, provincial y nacional. Muchos funcionarios se autocalificaron muy positivamente, pero ¿qué visión tendrá realmente la Sociedad?

Como un vecino más, voy a llevar adelante una evaluación en correspondencia con áreas de gestión sobre las cuales conozco en profundidad: la Planificación y las Obras Públicas. En este sentido, y siendo que hace varios años vengo llevando adelante análisis tanto en la Región Capital como Provincial en temáticas afines, es que trataré de resumir lo que pienso en ambos casos.

En relación con la Provincia, empezaría diciendo que se tiene una gran deuda pendiente en la Infraestructura que se necesita para llevar más tranquilidad y brindar una mejor calidad de vida a todos los bonaerenses. Siempre pensé que, para resolver un problema el primer paso es reconocerlo en toda su magnitud, y en este sentido, y en lo que respecta a esta nueva gestión, lamentablemente pude observar una visión muy errónea de la realidad que se tiene en esta área, como también el extendido letargo que se ha dado para el arranque de los Planes de Obras comprometidas.

Uno podría ser contemplativo, comprensible, en el retraso de las ejecuciones durante el primer semestre, pero no así en el segundo. Un ejemplo de este retraso lo tenemos en La Plata, con el escaso avance en las ejecuciones del Plan de Obras Hidráulicas, el cual rondó apenas en el entorno del 10 %. Al respecto cabe tener presente que cuando culminó la gestión anterior el avance de las Obras eran del entorno del 40 % y ahora estamos en torno al 50 %.

Igualmente, lo más preocupante no fue para mí el retraso de las obras, ya que, en definitiva, si hay capacidad de gestión se podría recuperar parte del tiempo perdido. Lo más grave fue constatar la visión errada que poseen de la Provincia los más importantes funcionarios que nos gobiernan, y me estoy refiriendo nada menos que a la propia gobernadora Vidal y al ministro de Infraestructura que renunció recientemente.

Efectivamente, que pensasen que con 10 años de obras públicas ininterrumpidas de presupuestos similares al previsto en el 2017 para dicha área solucionarán el déficit de infraestructura en la Provincia demuestra un llamativo desconocimiento de la realidad. En este sentido, recuerdo palabras de la propia Gobernadora (en la única reunión que pude participar en su presencia), cuando expresaba que al culminar su gestión se retiraría satisfecha de haber ejecutado un tercio de la infraestructura que necesita la Provincia.

Que yo mantenga con firmeza una posición en esta temática la puedo sustentar a partir de una estimación cuantificada que llevé  adelante sobre el requerimiento de inversiones necesarias en áreas específicas de infraestructura provincial, como Obras Hidráulicas, Agua Potable, Cloacas y Caminos. Por eso, tomando en cuenta mis estimaciones como base de comparación y extrapolando la magnitud de inversiones previstas por esta gestión provincial para el presupuesto 2017, me arroja que necesitaríamos alrededor de 60 años ininterrumpidos para llegar a la infraestructura básica que necesitamos. Obviamente que ello dista mucho de los 10 años que expresaran la Gobernadora y su ex ministro Cenzón. Ergo, al menos en lo que respecta a una visión de la realidad, si cuantificase la misma, los fríos números comparativos me indican que tienen un error de apreciación del orden del 83 %, o visto desde el lado positivo, que poseen una visión acertada de la realidad del entorno del 17 %.

Pero, ahora, la pregunta que me hago y les hago a los lectores de estas líneas: ¿qué puntaje le correspondería a la Gobernadora en este primer año? En correspondencia con ello, días pasados leí declaraciones del intendente Garro donde la calificaba con un 8, y un intendente de la oposición, con un 1,5.

Para calificar una gestión lo justo sería llevar adelante un balance cuantitativo en cada una de las áreas esenciales, como Salud, Educación, Seguridad, Trabajo, Producción e Infraestructura. En mi caso, mi aporte se limita aquí a opinar sobre ésta última, la cual la resumiría como “deficiente” y, si la tuviese que valorar, le pondría un 5. Dejo a cada uno de los lectores para que se tomen su tiempo en pensar y definir un puntaje en cada una de las otras áreas, a las que podrán incorporarles otras que aquí no nombré y que estimen importantes. De ese modo tendremos una valoración promediada, o sopesada, más justa de la gestión.

En lo que respecta a la gestión municipal llevada adelante por el Garro, nuevamente opinaré en correspondencia con las áreas de Planificación e Infraestructura, aunque la verdad no tengo mucho para decir, porque creo que se hizo poco, y sobre lo que se hizo tengo serias objeciones. Sólo se presentaron proyecciones marquetineras de Planificación que en algunos casos van a condicionar desarrollos futuros; se llevaron adelante ejecuciones de obras con serias fallas (como lo es en el caso de los bacheos), y se continúan con indefiniciones e incumplimientos ante los reclamos vecinales en un tema tan sensible para los platenses como lo son las inundaciones. Por todo ello, y en correspondencia con estas áreas, mi valoración es de escasos 4 puntos.

Pero bueno, recién es el primer año de ambas gestiones, todavía pueden revertir situaciones, y desearía mucho que así lo hiciesen, por el bien de todos, porque el Pueblo se merece estar cada día un poco mejor.

 

(*) El autor del artículo es ingeniero hidráulico y civil, vecino de la región.

Compartir

Comentarios