Emblemática cooperativa platense, al borde del cierre: “No sabemos cómo llegar a fin de año”

Es la primera fábrica recuperada de la Argentina. Funciona en 115 y 62. Atraviesa un delicado presente. Los tarifazos y la apertura de importaciones desataron la crisis. “Estamos poniendo el hombro para tener alguna mínima actividad y no tener que bajar la cortina”, advierten.

Por: Infoplatense | Martes 10 de Octubre de 2017

La Cooperativa Industrial Textil Argentina (CITA) atraviesa desde hace meses una delicada situación financiera. Sergio Yosco, presidente de la cooperativa, alertó sobre el complicado presente que atraviesan y dijo que, en la actualidad, están paralizados en el plano productivo. Además, se refirió al simbronazo que representaron para su actividad los tarifazos en los servicios de luz y gas junto con la apertura de importaciones, factores que, aseguró, desencadenaron este crítico presente. El futuro es completamente incierto: “No sé cómo vamos a llegar a fin de año”.

De esta manera, Yosco, que trabaja en CITA desde hace 12 años, comparó la situación actual con otros momentos de crisis para los cooperativistas: dijo que en 1976, en plena dictadura cívico-militar, la apertura de importaciones fue “el primer gran simbronazo” pero que, en aquel tiempo, la cooperativa tenía “espalda” para hacer frente a “esas políticas neoliberales”, dijo durante una entrevista con 221Radio. Algo similar ocurrió en 2001, cuando en medio del estallido económico y social, los cooperativistas entraron en una convocatoria de acreedores porque “nuevamente esas políticas de apertura y no apostar a la producción nacional hacen que una pyme como nosotros no pueda soportarlo”, explicó.

El trabajador contó que CITA venía manteniendo niveles de producción que le permitían funcionar con normalidad hasta hace 2 años. Luego, llegó el primer gran conflicto: “Las tarifas nos generan un gran perjuicio. Fue lo primero que nos afectó. Nos aumentaron cuatro veces las tarifas y desde ahí la rentabilidad de lo producido ya no fue la misma”, explicó. De esa manera, detalló que en el caso de la luz, pasaron de pagar $17 mil a $55 mil y, en el caso del gas, de $7 mil a $28 mil.

Por otro lado, habló directamente sobre cómo afectó la apertura de importaciones a los cooperativistas que tienen sede en 115 y 62. Dijo que, de los 80 mil metros de tela mensuales que producían, el número se redujo a 20 mil. Algo similar sucedió con la cifra de cooperativistas, que dismiyó a la par de la crisis: pasaron de tener 70 asociados a 30 en unos pocos meses. 

CITA es una empresa recuperada convertida en cooperativa en el año 1952 gracias a sus trabajadores. Desde hace décadas, fabrican telas planas de algodón, que sirven para fabricar gabardinas para ropa de trabajo, tela para sábanas, ropa hospitalaria y guardapolvos, entre otras prendas.

Ahora, la histórica cooperativa de La Plata se ve amenazada y los trabajadores evalúan cómo sobrellevar la crisis financiera: “Tratamos de hacer un convenio de pago. Estamos alquilando algunos de los galpones que tenemos y con eso estamos piloteando la situación solamente para pagar los servicios”, explicó Yosco. Y agregó: “Tratamos de hacer un convenio de pago con la luz. Los sueldos no se están pagando. En esta situación no sé cómo vamos a llegar a fin de año”.

Compartir

Comentarios