Los Chicos Católicos llegan con nuevo elenco al Teatro Bar

La comedia escrita por Juan Paya y que dirige Carlos Kaspar estrena su octava temporada y visita la ciudad de La Plata.

Por: Infoplatense | Miércoles 19 de Abril de 2017

Una de las obras más relevantes y de mayor permanencia en la cartelera teatral bonaerense llega a La Plata para atraer a todo tipo de público. Chicos Católicos, Apostólicos y Romanos estrenó su octava temporada y con nuevo elenco aterriza este jueves a las 21, en El Teatro Bar (43 N° 632 e/ 7 y 8).

Juan Manuel Artaza, Santiago Caamaño, Marco Gianoli, Tomi Munaretto e Imanol Rodríguez se pusieron la camiseta de esta pieza escrita por Juan Paya y dirigida por Carlos Kaspar, para continuar un fenómeno que atrajo a espectadores de todas las edades, con la gran responsabilidad de continuar el legado que han dejado los actores anteriores.

Esta pieza de Chicos Católicos… inicia con la llegada de un ángel, que se encarna en la figura del portero de la escuela (Tomi Munaretto). Él es quien tiene la misión de convencer a cuatro chicos para que tomen la Primera Comunión con los demás compañeros del curso. A partir de ahí, la historia va teniendo una sucesión vertiginosa de conversaciones - que transcurren algunas en clase, otras en el recreo- entre los alumnos, el portero y los maestros de la escuela. En estas charlas, se van evidenciando algunas cosas: por un lado, las dudas y los planteos con respecto a la religión mal entendida, a los pecados, al Cielo, al Infierno. Y, por otro, las preguntas propias de la edad en torno a la sexualidad y otros tabúes, que llevan a situaciones propias del teatro del absurdo o del grotesco.

Lo interesante es que la pieza teatral no se enfoca únicamente en la crítica religiosa, sino que también aborda temas de la sociedad en general, como la mala educación, la discriminación y a las agresiones.

Se muestra, con el correr del tiempo arriba del escenario, como crecer implica angustias y resulta evidente el bullying hacia al chico gordo (Imanol Rodríguez), la burla al chico que quizás es gay (Marco Gianoli), al que tiene una visión inocente del mundo (Santiago Caamaño), al que nunca entiende nada (Juan Manuel Artaza) y al portero, por pertenecer a una clase social diferente.

La mano del director Carlos Kaspar es evidente, ya que eligió la utilización de pocos recursos para lograr espacios consistentes: en el escenario hay dispuestos cuatro cubos que se ubican de tal modo que cambian la escenografía de un momento al otro. También hay una imagen de Cristo con una estética campestre elevado en el centro del escenario. Gracias a un juego de luces, la música y el reacomodamiento de los cubos, el ambiente cambia de un instante a otro.

Por este adelanto y más, ningún platense puede perderse la oportunidad de ver en su ciudad a los Chicos Católicos, Apostólicos y Romanos, que estrenan su octava temporada con la misma expectativa de siempre y el pronóstico de una excelente convocatoria.

Compartir

Comentarios