Rosa Bru: "Siento lo mismo que cuando desaparició Miguel"

Con la voz quebrada, la mamá del estudiante de periodismo desaparecido en 1993, se presentó en la puerta de la fiscalía a exigir respuestas por el extravío del expediente de su hijo. "Cuando me enteré me recorrió un escalofrío por el cuerpo" dijo, aún conmovida en las puerta de fiscalía.

Por: Infoplatense | Miércoles 14 de Junio de 2017

Una auditoría ordenada por la Procuración bonaerense que se realiza en la dependencia judicial que comandaba Fernando Cartasegna detectó la desaparición de una causa muy sensible en la ciudad: la que lleva adelante la búsqueda del cuerpo del estudiante de Periodismo Miguel Bru, torturado y asesinado en agosto 1993 por policías de la comisaría Novena de nuestra ciudad. En este contexto, su madre, Rosa Schonfeld de Bru, acudió este miércoles a las puertas de la fiscalía a exigir respuestas.

Cerca de las 11, Rosa arribó al edificio de calle 7 entre 56 y 57 y allí dialogó con Infoplatense sobre el extravío del expediente: "Esto es terrible. Venía pensándolo y en un momento cuando me dijeron 'desapareció', sentí lo mismo que cuando vino el hermano y dijo 'está la bicicleta de Miguel pero Miguel no está', sentí exactamente lo mismo", explicó con la voz quebrada.  En ese mismo sentido, describió: "Preferiría decir 'se perdió', antes que hablar de una desaparición", y detalló los motivos de su presencia en la fiscalía: "Vengo a hablar con el fiscal general para ver qué es lo que ha pasado".

Al mismo tiempo, Rosa denunció que existe "una responsabilidad judicial" y aclaró que espera poder obtener información precisa para determinar así "los pasos a seguir" y determinar qué medidas se van a tomar desde la fiscalía para volver a poner la causa en curso.  A su vez, la madre de Miguel aseguró que, en función de lo que pueda conversar con el fiscal Marcelo Romero, resolverá qué medidas tomar desde la Asociación Bru y evaluará si es necesario pedir una audiencia con el procurador general.

Sobre el momento en qué conoció la noticia, Rosa detalló: "Me enteré de lo que pasó esta mañana, por los medios. Ayer estaba haciendo diligencias en capital y cuando llegué a casa me estaban reclamando que no atendía el teléfono". Acto seguido explicó lo que le produjo la noticia: "Me corrió escalofrío, un cosquilleo por el estómago y no pude coordinar más....no me puede ordenar", explicó aún conmocionada.

Por último, momentos previos a su ingreso al edificio, la mujer aseguró que su presencia en la fiscalía fue una decisión personal, porque no recibió llamado alguno de la justicia. Cabe destacar que, desde el momento de la desaparición de su hijo, hace más de 20 años, Rosa se ha transformado en un referente de la lucha contra la violencia institucional y no ha claudicado en su deseo por determinar responsabilidades y complicidades en la tortura y desaparición del joven Miguel. 

 

Compartir

Comentarios