Cuatro campañas para una audiencia de mal humor

Por: Ricardo Jaén (*) | Jueves 29 de Junio de 2017

En opinión pública y sociedad para este ciclo electoral, las PASO y las elecciones de medio término, hay algo seguro en La Provincia de Buenos Aires: es incierto su comportamiento electoral.

En última instancia, cuando este tema llegue a “la verdadera agenda” del hombre de a pie, habrá que ver cómo reaccionan la audiencia y el humor, que parecieran ser la clave en este proceso electoral inédito desde 1983 en la Argentina, porque no lo va a definir la variable económica, sino la política.

Hablamos de humor, porque hay en la sociedad un sentimiento cambiante casi diariamente en cuanto a la realidad política, muy ligada a la experiencia individual y a empatías mediáticas con los dirigentes políticos y el gobierno.

Todos intentarán hablarle a esa “teórica audiencia del 30 al 35 % que no tiene definido su voto” y cada una de las principales opciones presentan esquemas comunicacionales bien definidos.

Todos intentaran “colarse” en audiencias de personajes (actores, conductores, periodistas, deportistas) fuertemente populares y por sobre todas las cosas que tengan “el cariño o la credibilidad” que tanto escasea en el ambiente político.

Pero la clave seguirá siendo el humor social, que pareciera ya estar mal predispuesto para las PASO, por lo menos muy devaluadas ya que la “política” que las invento, es “la política” que las trampea, demostrando que nunca se pensó en la gente sino en ellos mismos.

En tiempos donde “nadie escucha a nadie” y la pantalla con su imagen domina la comunicación (veremos quizás alguna vez las campañas por Netflix) apelemos al cine para graficar algunas precepciones de campaña:

Cristina: como cinéfila declarada, desde el 2010 adopto la construcción escenográfica de la cinematografía del  cine épico, por ejemplo: Cleopatra (Elizabeth Taylor/ Richard Burton 1963), para su campaña.

Los festejos del Bi Centenario y el velorio de Néstor son dos buenos exponentes de esta idea.

Luego después del 54 % del 2011, abandona la escenografía de gesta y pasa al “documental histórico” muy bien representado por los discursos de los patios en la Casa Rosada.

En los de gesta, apelaba a la imagen y el sentimiento. Le fue bien.

En los documentales históricos, bajaba “línea”. Le fue mal (2013/2015)

Ahora volvió a la gesta. Solo ella y “el pueblo” con un discurso amable, comprensivo y contenedor de las desgracias que el hombre y/o mujer (cuidado con la política de género) común le cuentan “en vivo” a Ella.

No copia a Duran Barba, vuelve a sus fuentes y la reinterpreta.

 Duran Barba, también gusta de la escenografía cinematográfica para el PRO, pero del cine intimista y cotidiano. Mucho estudio poco exteriores (a diferencia del cine de gesta) pero “ambientes muy bien cuidados”.

Su película sería: Sensatez y Sentimiento. (Emma Thompson/Hugh Grant. 1995)

Hoy quisiera recrear la película Volver al futuro (Michael J.Fox/Cristopher Lloyd. 1985), y pone en escena su principal protagonista para la elección: María Eugenia Vidal.

Es con ella (el futuro) con quien quiere confrontar a Cristina (el pasado).

No pudo colocar candidatos “desconocidos” o fuera de la política como imaginaba porque Macri como en el 2015 aposto al hibrido entre su consultor y su ala política, demostrando nuevamente que las decisiones finales son de él.

El mal humor de María Eugenia (La Novicia Rebelde. Julie Andrews/ Christopher Plummer. 1965) por primera vez fue visible para su entorno.

Sergio Massa en cambio, ha “inventado” la campaña utilitaria. Precios bajos, alarmas, etc. Y como el hombre “que va hacer todo lo necesario para frenar a Cristina”.

En versión cine sería una rara mezcla entre La Hora señalada (Gary Cooper/Grace Kelly. 1952) y un film de auto ayuda.

Eso sí, Massa candidato es la mejor versión de Massa.

Y es posible que nos sorprenda en la campaña, a quien algunos señalan con malicia como “el joven Duhalde” por su ductilidad para manejarse con los Intendentes en la Provincia.

Sin duda aquí la película sería: El joven Frankenstein (Gene Wilder/Teri Gar. 1974)

Finalmente con Randazzo, que tiene como premisa básica de comunicación: “El valor de la palabra” llego hasta aquí sin hablar.

Está claro que lo de él, hasta ahora, fue el cine mudo.

De cualquier forma, los pocos o muchos votos que saque, serán una sangría para CFK y como en el 2015, al no aceptar la candidatura a Gobernador de La Provincia de Buenos Aires, podría convertirse en el “hombre que le derrumbe su estrategia electoral”.

El posiblemente piense en la película, El Hombre que hacia milagros (película de animación en stop motion estrenada en el 2000, que seguramente vio el Papa Francisco)

El tema vuelve a ser cuanta gente está dispuesta a prestarle atención a estas películas cuando  los espectadores están más preocupados por el pochoclo.

 

(*) El autor del artículo es analista en riesgo político.

Compartir

Comentarios