Paso o primera vuelta

Por: Ricardo Jaén (*) | Jueves 10 de Agosto de 2017

Se la puede llamar como a usted más le guste, el efecto será el mismo para el domingo noche, la gente tendrá una percepción basada en un hecho fáctico sobre el apoyo o no al gobierno del Presidente Macri.

Recién allí, los votantes empezaran a pensar si van a ratificar esa percepción o la van a cambiar para Octubre.

Porque de eso se trata esta elección, a no confundirse.

No es Cristina sí o Cristina no, ella no tiene futuro político alguno, esta vez es solo un medio, un instrumento (como en su momento lo fue Massa para ella) para marcar por parte del voto independiente, el mismo que consagró al gobierno actual, su descontento o frustración.

Si los números del primero y segundo son amplios con el tercero como esperan “las encuestadoras más serias” (que no adelantan resultados porque dicen que es muy difícil medir en la provincia, dejando latente la pregunta como hacían antes o sea apenas ayer…), pareciera entonces que en esta oportunidad, Massa, Randazzo y la izquierda son solo actores de reparto dentro de un escenario, la provincia de Buenos Aires, que con su determinismo histórico en la política argentina monopolizara los titulares del lunes.

Lo que sí está quedando claro es que Macri nunca fue la opción número uno del empresariado del primer círculo o la “mesa de los apóstoles”, que soñaban con Scioli, y que hoy muy poco “apuestan” al gobierno al que quieren “castigar” por no hacer las reformas que ellos consideran imprescindibles para la economía de mercado, que jamás le hubieran pedido a un Scioli presidente.

Nunca el empresariado ha ganado más dinero “fácilmente” que con la gestión de Néstor y Cristina Kirchner, algo que sería saludable sino hubiese sido como producto de acciones posiblemente cuestionables desde la ética y la justicia.

Quizás esta elección sirva para que Cambiemos entienda que sus verdaderos aliados son sus electores y no algunos actores económicos que dicen serlo.

Porque en este sí o no al gobierno, a no engañarse, se esconde en sus pliegues bien disfrazados como siempre, la Argentina corporativa atenta a sacarle ventajas sectoriales al Estado en detrimento de la Nación.

Y hablando de Nación, algunos gobernadores y dirigentes políticos de provincias como: Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Salta y algún estado sureño, jugaran a “otro juego”. Es en realidad una elección dentro de otra, una de coyuntura y está de más largo plazo.

Por eso, como decía el Gran Tato, el domingo queridos chichipios, ir a votar y vermut con papa fritas y GOOD SHOW!!!

 

El autor del artículo es analista de riesgo político

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

Comentarios