Hallaron a una mujer de 80 años y a su hija de 40 degolladas en su casa de Brandsen

Las víctimas fueron identificadas como María Luisa Legarreta (80) y Fernanda Fiordelli (43). Se investiga si se trató de un doble homicidio o si una asesinó a la otra y luego se suicidó. 

Por: Infoplatense | Viernes 11 de Agosto de 2017

El asesinato de dos mujeres conmueve a los vecinos de Brandsen. Fernanda Fiordelli, de 43 años, y su madre María Luisa Legarretta, de 80, fueron encontradas sin vida con cortes en el cuello en la casa de ambas. En este contexto, la investigación sobre lo sucedido empieza a tomar su curso y ya hay un sospechoso que fue demorado por otra causa. Así, aunque no se descartaba un doble homicidio, tampoco se desestima que la menor de las dos haya matado a su madre y luego se haya suicidado, según informaron fuentes judiciales y policiales. 

Este jueves, la policía encontró los cuerpos de estas mujeres en una vivienda situada en ruta 215 y Rivadavia, a metros de un destacamento policial, donde ambas vivían solas desde que murió el marido de la jubilada, según informaron fuentes oficiales. En este contexto, fue la nieta de Legarretta la que llamó al 911, preocupada porque no podía comunicarse con su abuela ni con su tía.

Habían pasado las 12:15 del mediodía. La nieta llamó por teléfono varias veces pero no logró contactarse. Por eso fue hasta la vivienda, pero, según relataron, "no se animó a entrar". En ese marco, se comunicó con el 911 y fueron los policías de Brandsen los primeros en acceder a la propiedad. 

El cuerpo de Legarretta yacía tirado en el piso del living, sobre un charco de sangre y con dos cortes en la garganta. Fernanda estaba sentada en el inodoro, con la cabeza hacia abajo y una herida profunda en el cuello. Las dos estaban vestidas.

A partir de ese momento se desplegó el protocolo de rutina: comunicaron la novedad al titular de la fiscalía descentralizada de Brandsen, Mariano Sibuet, y se le dio intervención a los peritos de Policía Científica y al gabinete de Homicidios de la DDI La Plata.

La casa se convirtió en la escena de un crimen en torno del cual persisten todavía muchas dudas. Según trascendió, no había aberturas forzadas,  ambientes revueltos ni faltantes de dinero, por lo que, se supone, el atacante tuvo que entrar con el aval de las víctimas. O con una llave.

 “Es un doble homicidio con arma blanca, pero tampoco se descarta que se trate de un homicidio seguido de suicidio, ya que la casa no tiene el ingreso violentado, ni las víctimas presentan heridas de defensa”, detalló Sibuet.

El fiscal procurará establecer si en ambas muertes hubo una participación de una tercera persona, aunque parece poco probable teniendo en cuenta que no se encontraron cuchillos cerca de los cuerpos. Los que había en la casa no tenían rastros de sangre, pero igual se secuestraron todos para someterlos a peritajes.

Mientras personal de Policía Científica realizaba los peritajes de rutina en el inmueble en busca de rastros o huellas para esclarecer el caso, los policías detectaron entre los curiosos que merodeaban la cuadra a una ex pareja de Fernanda, a quien ella había denunciado por amenazas y violencia de género.

“Este hombre tenía una restricción de acercamiento que le impedía estar cerca de esa vivienda”, confirmó un investigador, de modo que lo detuvieron de inmediato por “desobediencia”. Mientras tanto, se hicieron allanamientos en propiedades vinculadas con este sujeto: la casa de Quilmes donde vive y un par de construcciones en Brandsen, para aclarar si tiene vinculación con este aberrante caso.

Compartir

Comentarios