“Hoy, al peronismo que le duele el dolor de la gente no lo encuentro en ningún lado”

Es la definición de Miguel Forte, quien así justifica su participación en las PASO con una fuerza vecinalista. El actual concejal y precandidato a diputado bonaerense relata su historia sindical en camionero, califica la gestión de Garro y cuenta las causas por las cuales se fue del Frente Renovador con duras definiciones sobre Massa.

 

Por: Infoplatense | Miércoles 09 de Agosto de 2017

Cuando Miguel Forte llega a la obra social del sindicato de Camioneros después de una larga jornada que incluyó un viaje a Chascomús por cuestiones gremiales se activa en el lugar un mecanismo que parece hacer acelerar el ritmo. Muchos lo esperan a él para hacerle alguna consulta atrasada o pedirle algo. Lo abordan a cada paso. Escucha a todos, delega respuestas, atiende el teléfono, da alguna indicación. En el galpón que está detrás, en unas mesas largas, unos cuantos muchachos meten las boletas de Alternativa Ciudadana en bolsitas de nylon. Al otro día ese material ya estará repartido bajo puerta en varios barrios de la ciudad. Diez minutos después de su llegada, por fin el actual concejal y precandidato a diputado bonaerense se sienta en su oficina recargada de imágenes de Hugo Moyano para conversar con Infoplatense. En poco más de media hora explicará por qué en estas elecciones optó por sumarse a una lista vecinalista, dará detalles de su alejamiento del Frente Renovador y calificará de "tibio" a Sergio Massa, advertirá sobre las consecuencias que podría tener una reforma laboral si es que el Gobierno "viene por los derechos de los trabajadores", y con una perspectiva gremial marcará la necesidad de impulsar un marco regulatorio para los trabajadores de las cooperativas.

Claro que para presentarlo como personaje, antes que como candidato hay que decir que es el secretario general del sindicato de Camionero de La Plata. A ese puesto llegó entrados los años dos mil y su carácter de forastero hizo que tuviera que remarla. Muchos lo vían como "paracaidista" porque venía de Buenos Aires enviado por Moyano para encabezar la normalización del sindicato por la enfermedad de su antecesor Daniel Díaz. Eso no le impidió ganar las elecciones que vinieron para dejar de ser interventor y pasar a ocupar el lugar con toda la legitimidad, ni encabezar la incursión en la política local que también por directiva del líder nacional se dio en varios distritos.

"Mi llegada al sindicato fue por la vía del trabajo porque fui delegado en Manliba, donde trabajé como soldador y chofer", recordará Forte de sus primero años de experiencia gremial. Su llegada a la política sería en tiempos de buena relación entre Néstor Kirchner y Moyano. En La Plata entonces, cuando hubo que armar lista, su nombre surgió naturalmente y accedió por primera vez a una banca de concejal en 2009, en la lista de Pablo Bruera. En el 2013 quiso ir con el Frente Renovador, pero la conducción nacional del Partido por la Cultura, la Educación y el Trabajo, que representa la pata política de varios sectores gremiales, optó por Francisco De Narváez. Tuvo que desanudar acuerdos a último momento y eso le impidió la reelección. Pero volvió en 2015, ahora sí en las listas massistas. 

Sumados los dos períodos lleva entonces seis años como concejal. Le quedan dos años de mandato pero eligió el camino del vecinalismo para ir por una banca en diputados. Sabe que en realiad está acompañando a Gerardo Jazmín, quien pretende renovar el lugar en el Concejo. Con él y con Marcela Farroni armaron el bloque Alternativa Vecinal Platense después de que los tres, en distintos momentos, rompieran con el Frente Renovador.

-¿Por qué no pudieron participar en el Frente Renovador?
-Porque pedimos lista para ir a una interna porque no estábamos conformes con algunas cosas. No nos dieron esa oportunidad y como Jazmín ya tenía la idea del partido vecinal, arrancamos con lo de él y lo apoyamos. Estamos trabajando con mucha confianza y las expectativas lógicas del caso, ya que dependemos exclusivamente de lo que podamos hacer nosotros. 

-¿En este caso sí hubo consentimiento del partido?
-Lo que pasa que no nos quedó otro camino y esto se repitió en todos lados. Ninguno de Camioneros pudo arreglar con Massa. Nadie de la línea de nuestro Partido de la Cultura Educación y el Trabajo pudo arreglar con Massa. No hubo lugares para ninguno de nuestros dirigentes y fue un problema.

-¿Y cuáles fueron las principales diferencias dentro del Frente Renovador por las que querían ir a interna?
-El tema fue que yo no llegué solo acá, llegué de la mano de varios gremios amigos y después de varias reuniones acodamos que debíamos estar en un lugar de expectativa en el espacio, como para entrar. Yo no podía definir porque a mi me quedan dos años más de mandato, pero no pudimos sumar a ningún otro compañero. Estamos en la CGT Rucci y ante esta situación cada uno tomó por el lugar que más le parece. 

-Entonces pasó más por los lugares en la lista que por una concepción política o por cómo convivieron en el bloque se concejales
-Todo tiene que ver. Simplemente que esta fue la gota que revalsó el vaso. Porque yo me abrí del bloque a fin de año por algún tipo de diferencia. Y también lo hicieron Farroni y Jazmín. Cuestiones de manejo, de definiciones que no compartíamos, porque no se tiraba para un mismo lado, pero no me interesa hablar mal de nadie sino construir donde me siento cómodo y creo que encontré el lugar.

-¿Por qué la salida fue el vecinalismo?
-Siempre fui peronista. Pero el peronismo que yo conozco es el peronismo solidario, el que le duele el dolor de la gente, y hoy no lo encuentro. Hoy prevalece el egoísmo. Lo que vi en Jazmín me gustó, su trabajo con respeto hacia el otro. Estamos en espacio donde me siento muy cómodo. 

-Pero estás candidateado para un puesto en el que acceder a la banca es muy difícil por el piso requerido
-Sí. Me gustaría mucho se diputado pero tengo que ser realista y ver donde estamos parados, porque no tenemos a nadie a nivel nacional que nos arrastre. Lo que saquemos, poco o mucho, va a ser genuino. Y hay muchachos con mucha capacidad para ocupar ese lugar, como Marcelo Peña, como Guanzetti, que igualmente me permitieron a mí encabezar la lista. Estoy muy agradecido.

-¿Con qué te encontrás cuando salís a hacer campaña y tomás contacto con los vecinos?
-Lo primero es que te cierran la puerta porque de política no quieren hablar. Cuando le decís que sos vecinalista ya te miran de otra manera, por lo menos te escuchan. La gente quiere alguien que tenga una respuesta hacia el vecino, que se deje de pelear. E intentamos eso.

-¿Qué sentis que pudiste dar como concejal?
-Yo me siento con muchas ganas de ayudar, con mucha honestidad de procedimiento. Yo prefiero decirte "no" antes que dar una ilusión por quedar bien o mentir con algo que después no se va a poder concretar. Yo estoy en la comisión de transporte y la verdad que hemos tratado expedientes de todos los sectores, y aunque yo no esté bien con todo el mundo no ando mirando si el autor es alguien con el que tuve algún problema, miro si sirve. No le trabé expedientes a nadie. 

-¿Cómo compatibilizás el doble rol de líder sindical y dirigente político que es concejal y ahora precandidato a diputado provincial?
-Tenemos un lindo equipo con el que trabajamos hace 12 años, desde que estamos en el sindicato, entre la intervención y dos elecciones, y ahora tengo mandato hasta 2019. Yo estoy acá gracias a la gente entonces no puedo descuidar el sindicato. Como la participación es tan grande, no puedo mirar para otro lado. Y como concejal o donde me toque ocupar pasa lo mismo, si me golpean la puerta yo estoy. 

-¿No se te complica cumplir con las dos cosas, no está a medias en los dos lugares?
-A veces sí, pero no siempre. Lo que pasa es que tengo también gente capaz que pueda acompañarme en muchas cosas sin que yo esté siempre. Sí me gusta estar pero hay compañeros que están y que lo pueden hacer, sobre todo acá en el Sindicato.

-¿Qué te gustaría poder llevar a la Lgislatura?
-Acá en la ciudad necesitamos sobre todo trabajo. Su falta es el padre de todos los males, porque nosotros tenemos inseguridad, tenemos droga, tenemos chicos en la calle. Un montón de cosas que por ahí una familia constituida y con trabajo la podría pelear de otra manera. Por eso hay que apoyar fuertemente a las Pymes que generan trabajo genuino. No me vengas con una cooperativas porque aunque la gente lo agarre porque es lo único que hay, es necesario hilar más fino para ver cómo hacemos una cooperativa real con un acuerdo con el Municipio y con un sueldo acorde a cualquier actividad que tenga que ver con un gremio. Por ejemplo si alguien hace barrido corresponde a nuestro gremio, los que hacen veredas estarán encuadrados en la Uocra. Hay un convenio, entonces por qué no respetarlo. Yo quisiera mejorar la situación de las cooperativas porque cobran dos mangos y por ahí los políticos creen equivocadamente que los van a votar. A esa gente hay que blanquearle la situación y exigirle que trabaje, porque si hay cinco mil ¿cuántos realmente trabajan? Y si no pagás bien no podés exigir nada. Mucha gente ni siquiera va a trabajar.

-¿Y creés que desde una banca se podría generar una herramienta para mejorar eso?
-En principio estudiarlo para después generar una herramienta que podamos poner en manos de la gobernadora para tender una situación importante a nivel provincial vinculada con los municipios. Una cooperativa de verdad que tenga la posibilidad de firmar contratos para prestar servicio y que cada trabajador tenga una función encuadrada: el que es chofer, el que es peón o el que es albañil. Y que se rijan por los convenios correspondientes, sea de la actividad que sea.

-¿Cómo evaluás la gestión del intendente  Julio Garro?
-La verdad que mala. La gente se nos queja en la calle de muchos temas: del tema del bacheo, del tema de limpieza lo cual tiene que ver conmigo. La empresa de recolección va a tener que hacer un gran esfuerzo y tecnificarse si quiere continuar. 

-¿Y que opinás de esta prórroga a Esur y de la nueva licitación?
-No estaban las condiciones dadas para que fuera otro el camino. Pero La Plata ha crecido mucho y hoy la empresa llega a lugares como si fuera un favor que está haciendo. Entonces creo que era necesario esperar (aunque podrían haberlo hecho antes), hacer un buen pliego que contemple todas las posibilidades. Y sí es horas de poner los contenedores para que la gente no corra tanto. Nosotros no tenemos gran cantidad de personas que se jubilen por la actividad de recolector, entonces es una medida que le extenderá la vida útil a las personas. El tema es ver cómo la aplicamos, como lo conversamos con la gente para que lo acepte en la esquina de su casa. Hay que invertir en informar y hay un montón de pasos que dar. En este año que prorrogan pueden hacerlo para que los vecinos no se sorprendan después.

-¿Y de la política de Cambiemos en general, cómo ves el momento?
-Es un gobierno que en breve va a venir con la intención de superar los derechos de los trabajadores. Y creo que nos va a encontrar juntos para pelear. 

-¿Y el movimiento obrero está preparado?
-Lo veo unido ante el desafío. Sin duda. Porque primero está el trabajador sino no tendríamos razón de ser, de estar. Si van a venir obviando la representación de los gremios, acordando directamente con las personas. Si esa fuera una modalidad de cambio en las leyes laborales como en Brasil, estoy seguro que el movimiento obrero argentino no va a estar dispuesto a acatarlo con liviandad. Tendremos que dar pelea. Lo que buscan ellos está en otro lado y no únicamente en la mano de obra que ellos creen que es un costo elevado. Está también en los impuestos que hoy pagan las Pymes o en como las ayudamos con energía. 

-¿Esa reacción de los gremios no sería tardía? Esa es una de las críticas que se le hace por ejemplo a la CGT.
-El gremio en el que yo estoy la verdad que es combativo, no está hoy en la conducción de la CGT aunque tiene peso y es importante. Pero los trabajadores reclamaban un paro con anterioridad, que le pusieran fecha. Intentan por todos los medios ser todo lo prudente que se pueda. Yo creo que la prudencia los está superando. Así que ante el primer intento de una modificación que perjudique a los trabjaadores, creo que va a haber una unidad del movimiento obrero. 

EL PING PONG

Mauricio Macri
Lo veo como una persona formada pero que no tiene un sentimiento sobre el trabajador porque nunca la vivió, nunca pisó el barro. Y tampoco tiene a nadie cerca porque son todos CEOs.

Hugo Moyano
Es una persona a la que le debo todo. Es quien a mí siempre me identificó como trabajador.

Cristina Fernández de Kirchner
Una gran Mentira. Se inventó sus propios pobres para creerse Evita.

Néstor de Kirchner
Hizo una muy buena gestión y tuvo cintura increíble para manejarse otra manera.

Sergio Massa
No define. Es tibio y no toma una decisión clara y profunda.
 

Compartir

Comentarios