Francisco: el Papa de todos

Por: Rubén Marchioni (*) | Sabado 03 de Febrero de 2018

“¿Qué haría Cristo en mi lugar?” Esa fue la pregunta que el Papa Francisco les dirigió a los miles de jóvenes que se congregaron para oír las palabras del Santo Padre en su viaje apostólico por Chile y Perú. Pregunta que aún resuena en nuestros corazones y a la cual nos vemos impulsados a meditar y responder.

El mensaje del Papa en esta tierra latinoamericana ha sido principalmente un bálsamo para muchas heridas que necesitaban del consuelo y de la paz. Esa palabra que toca el alma y la hace una ferviente anunciadora del mensaje de salvación traído por Jesucristo. Millones de estas almas, venidas de todos los rincones de estas tierras, respondieron a la invitación que el Papa Francisco les hacía.

Fueron días intensos para el Santo Padre. Misas multitudinarias, encuentros con jóvenes, pobres  y presas, charlas con obispos y periodistas. Para todos ellos el Papa ha tenido una palabra: el llamado a la unidad, el respeto por la dignidad de la persona humana, la condenación de la violencia como forma de reclamo, la estima por el medio ambiente y la aversión a todo tipo de contaminación, el humilde perdón por los pecados de los cristianos, la reprobación de una cultura política que se encuentra enferma por la corrupción.

Los medios de comunicación se han hecho eco del viaje pastoral de Francisco. De manera disímil, podríamos afirmar. Basta leer las cientos de notas que se han escrito al respecto. Por esta razón, queremos destacar las palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Mons. Ojea, testigo privilegiado de la visita del Papa: "el viaje a Chile ha sido una fiesta, una fiesta del pueblo". Y continuó afirmando: "El Papa en todos los mensajes desarrolla un pensamiento que nos hace pensar cómo estamos viviendo, sobre nuestra cultura, sobre nuestro modo de ser; cómo estamos llevando adelante nuestra vida; es un mensaje que nos invita a frenar, incluso a los religiosos y consagrados".

Somos interpelados por el mensaje esperanzador del Santo Padre. Un mensaje que nos invita a un cambio en favor de los más necesitados, de los más pobres, de aquellos que no cuentan. En pocas palabras, ser protagonistas del cambio.

(*) Párroco de la Iglesia "Cristo Rey" de Villa Elvira de la Diócesis de La Plata.

Compartir

Comentarios