imagen
Reliquias de la Magia en el Teatro Bar: un recorrido en siete pasos por el mundo de Harry Potter

Lunes 18 Marzo, 2019

Reliquias de la Magia en el Teatro Bar: el mundo de Harry Potter en siete pasos

Viernes 20 de Octubre de 2017

Con los periodistas Lucas Baini y Guillo Leoz a la cabeza, los fanáticos del mundo de J.K. Rowling se reunieron en La Plata. Debates, premios y mucho humor fueron parte de este evento interactivo que repasa escenas y personajes y, sobre todo, celebra la magia.

A 20 años de que Harry Potter y la piedra filosofal saliera a la luz, la magia del mundo creado por la siempre talentosa J.K. Rowling sigue hechizando a miles. Aunque el séptimo y último libro de la saga se publicó en 2007 y la segunda parte de su adaptación cinematográfica se estrenó en 2011, el paso del tiempo no hace mella en los fanáticos y el fenómeno está más vigente que nunca. Por eso, los miles de adoradores de las andanzas de Harry, Ron y Hermione, aún buscan espacios para encontrarse y celebrar las dádivas de este mundo de varitas, hechizos y capas de invisibilidad. Reliquias de la magia, el espectáculo que comandan los periodistas Lucas Baini y Guillermo Leoz es uno de esos espacios: una oportunidad para repasar algunos de los momentos más destacados de esta historia y encender, a la vez, muchos de los debates más resonantes entre los pottermaníacos. Así, con un recorrido de siete pasos y mucho humor, Baini y Leoz desembarcaron este jueves por la noche en el Teatro Bar de La Plata.

Una cola de grandes y chicos con bufandas, remeras, capas y otras prendas características de la saga, esperaron desde las 20 en las puertas de la sala de calle 43 entre 7 y 8, listos para disfrutar de este espectáculo interactivo. Una vez adentro, varita en mano, Baini y Leoz, hicieron su aparición cerca de las 21:30. A penas cinco minutos después (o quizás antes), rompieron el hielo con un chiste y provocaron las carcajadas de todos los presentes. Esa risa marcó el timing de las dos horas que siguieron en Reliquias de la Magia; un evento altamente efectivo, dinámico y con grandes cuotas de humor, que llega directo al corazón del fan.

La propuesta es sencilla: realizar un viaje de siete pasos por la obra de Rowling. Extensos debates en torno a los personajes principales; una línea de tiempo que repasa los sucesos que sacudieron al mundo real mientras se estrenaban las películas del mundo mágico; sorteos y premios; el juicio a Albus Dumbledore, la entrega de estatuillas Gilderoy Lockhart y la ceremonia de selección de ingreso a las casas de Hogwarts, son parte del original recorrido que proponen los prefectos Baini y Leoz en constante interacción con el público.

La gran química de esta dupla de amigos-que se divierte y se permite improvisar en función de lo que el espectáculo requiere- es uno de los grandes aciertos de Reliquias de la Magia. Pero no es el único: el mayor éxito reside en que Baini y Leoz son auténticos fanáticos de la saga. Y esa empatía cala hondo en el espectador que, claro, también es fan y, como tal, agradece el feedback que se genera con los periodistas.

El pottermaníaco se sabe aguerrido, intenso y tiene alma de niño. Tiene personajes y escenas favoritas; personajes y escenas odiadas; conoce de memoria algunos pasajes de los libros y puede decir -sin repetir y sin soplar- al menos una lista de cinco o seis hechizos. Baini y Leoz se sirven de eso y generan no sólo divertidos debates entre los presentes, sino que le permiten al fan reírse de sí mismo y expresar en voz alta algunas de sus más disparatadas hipótesis sobre el mundo mágico.

Como se dijo, el fan disfruta y agradece Reliquias de la Magia. Pero también lo disfrutan madres, padres, novios/as o amigos/as que acompañan y se ríen de las ocurrencias de la dupla, que hace pequeños altos en el recorrido de la obra de Rowling para bromear con la selección nacional de fútbol o los comicios legislativos del próximo domingo y nombrar a Britney Spears, Justin Bieber o Michael Jackson. Con esas pequeñas alusiones a situaciones o personajes conocidos por la mayoría de los presentes, logran captar la atención de aquellos que asisten al show para acompañar al fan.

El mayor éxito de J.K. Rowlling es, sin dudas, su impacto transgeneracional y transcultural. Harry Potter significó no sólo interminables horas de entretenimiento, sino también un grupo de pertenencia, un fenómeno de identificación, grupos de lectura colectivos, club de fans, salidas masivas al cine y muchos otros modos de reunión que convocaron a todos los fans alrededor del mundo. La saga atrapó a grandes y chicos,  hombres y mujeres, personas con más o menos recursos económicos, con intereses diferentes y, también, con diferentes modos de vivir. Con la llegada de Reliquias de la Magia, el Teatro Bar de La Plata albergó una porción de esa diversidad: sus mesas se llenaron de parejas de adolescentes, de madres con sus hijos de 10, 11 o 12 años, con amigos/as veinteañeros y con familias enteras que se entregaron a disfrutar de este viaje por el mundo mágico.

Tras su paso por La Plata, Reliquias de la Magia seguirá girando por diferentes teatros y bares de la provincia. Sin embargo, antes de despedirse, Baini y Leoz agradecieron al público platense y prometieron el regreso. Hasta entonces, Travesura Realizada.