Cambiemos intenta armar el rompecabezas para dominar el Concejo tras el recambio

Martes 27 Septiembre, 2022

Cambiemos intenta armar el rompecabezas para dominar el Concejo Deliberante

Lunes 20 de Noviembre de 2017

Quién es quien en el nuevo bloque oficialista con once concejales leales y una que definirá sus posturas tema por tema. Aunque aún no hay compromisos cerrados se consolida la posible continuidad de Fernando Ponce en la presidencia del cuerpo y del radical Frangul en la bancada.

Cuando empezó a pensar en el armado con el que competiría en las elecciones legislativas el intendente Julio Garro se propuso contar con un bloque propio leal y sin fisuras. Un mes después de la elección parece que ha alcanzado los objetivos, sobre todo tratándose de una coalición que reúne a cuatro fuerzas. De los 12 concejales que integrarán la bancada oficialista a partir del 10 de diciembre, al menos cinco son del propio riñón y otro que, pese a que está alineado con la Coalición Cívica es actualmente uno de los funcionarios de mayor confianza. Un PRO "puro", tal vez más afín a la línea de Emilio Monzó; otra concejal de la fuerza de Elisa Carrio y cuatro radicales de distinto "pedrigué" -una de ellas más bien díscola-. completan el equipo.

Está claro que ese dominio de Garro sobre el futuro bloque está dado por los que ingresarán con el recambio. De los seis que ingresaron, cinco son de extrema confianza, empezando por su todavía Secretario General, Javier Mor Roig, quien pese a tener pasado radical y presente "lilito", su futuro para más ligado a un perfil propio dentro del "garrismo". Los otros cuatro, todos serán "novatos" en el Concejo, vienen con relación con el intendente, directamente o a través de Fernando Ponce, el presidente del Concejo Deliberante que desde ese lugar ha encendido una luz propia pero cuyo origen está ligado al jefe comunal. 

Entre los primeros aparecen la actual secretaria privada Julieta Quintero, la coordinadora de las cooperativas María Ileana Cid, el administrado de la Terminal de Micros Darío Muston y la delegada de Olmos, Elena Lucha. Si se analizan sectores internos dentro del propio "garrismo" podría considerarse a estos dos últimos ligados al secretario de Gobierno, Nélson Marino, y a la primera con algún vínculo con Ponce. Cid en cambio reporta sin matices al despacho principal de calles 12.

Por fuera de ellos, pero ligados al PRO y con historia previa en la relación con el macrismo, está Julio Irurueta, a quien en la actual coyuntura se lo relaciona más con el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó.

El bloque seguirá contando con otra representantes de la Coalición Cívica (además de Mor Roig): se trata de Raquel Krakover, a quien le restan dos años de mandato.

Y, lo dicho, la UCR contará con cuatro bancas. Dos corresponden al oficialismo partidario: uno es el presidente del partido a nivel local, Claudio Frangul, y el otro es el ingresante Raúl Abraham. Está también Andrés Ronga, un alfonsinista que por ahora no ha expresado en acciones a nivel local las disconformidades con el gobierno nacioal que sí a ha expresado Ricardito, el hijo del ex presidente Raúl Alfonsín

La cuarta es Florencia Rollié, exponente de la oposición dentro de la vida interna radical y muy crítica a la gestión del intendente Garro durante los dos años que lleva en su banca. En torno a sus postura giran las mayores incertidumbres respecto al dominio que pueda tener Cambiemos del cuerpo deliberativo. Está al borde la mayoría propia pero a la vez no la tiene asegurada. Rollié se autopercibe como concejal de Cambiemos pero ha demostrado con acciones no responder verticalmente a la conducción del intendente. Por ahora no hay nada que pueda hacer afirmar un cambio de actitud y todo indica que sus posturas serán definidas "tema por tema".

En paralelo comenzaron las especulaciones respecto al reparto de cargos a partir de la renovación de autoridades. Si bien no hay nada firmado, sí hay señales de que el intendente no quiere hacer olas en la cúpula del cuerpo, por lo que la presidencia seguiría en manos de Ponce. El mismo criterio correría para el bloque, hasta ahora en manos del radical Juan José Cardoso quien caduca su mandato. El señalado sería Frangul, salvo que aparezcan otras cuentas por saldar. 

Las vicepresidencias serían, como es costumbre, para intentar acuerdo políticos con los bloques opositores.