imagen
La Orquestonga: la fiesta de la música latinoamericana

Martes 19 Marzo, 2019

La Orquestonga: la fiesta de la música latinoamericana

Miércoles 29 de Noviembre de 2017

La banda encabezada por el platense Lolo Micucci y el uruguayo Juan Bonaudi llega a El Teatro Bar para presentar su primer álbum: Un día de estos.

El pianista y compositor platense Lolo Micucci junto al músico y actor uruguayo Juan Bonaudi fueron los precursores de La Orquestonga. Ellos pensaron que “un día de estos” la agrupación que formaron iba a ganar continuidad en los escenarios y, un poco sin darse cuenta, eso fue lo que finalmente sucedió. Junto a sus compañeros estarán este primer viernes de diciembre a las 21 en El Teatro Bar (43 Nº 632 entre 7 y 8), presentando su primer disco de estudio, al cual bautizaron justamente Un día de estos.

Antes de su desembarco en la ciudad, uno de los ideólogos del proyecto musical, Lolo Micucci, charló con Infoplatense acerca de esta alegre orquesta formada por músicos con amplia trayectoria, provenientes de diferentes lugares.

Todo empezó cuando él y Juan Bonaudi empezaron a salir de gira: “hacíamos un show donde cada uno hacía sus canciones y a lo último cerrábamos juntos. Y había una cosa bastante divertida en la parte que hacíamos los dos, de mucho humor, muy relajada y en ese momento empezamos a pensar en esto”. Coincidió con un viaje suyo a Cuba, donde había visto “muchas orquestas” y como Juan es uruguayo y traía su tradición muy rioplatense se dijeron: “¿por qué en vez de un grupo no formamos una orquesta grande y llevamos adelante un tipo de sonoridad distinta, que nos permite la gran cantidad de instrumentos?" Y lo hicieron.

En su camino apareció el percusionista y baterista catalán Roger Bas, quien “venía de tocar con Serrat, se enamoró de Argentina y tenía una orquesta en España”, de inmediato se sumó el percusionista cubano Jansel Torres, el acordeonista Lucas Guzmán (Karamelo Santo) y en determinado momento sumaron los vientos. Pero “el broche de oro” para conformar “la selección”, como denominó Micucci al equipo, fue la incorporación de Miguel Ángel Tallarita (el trompetista que forma parte de la banda que acompaña al Indio Solari). La Orquestonga quedó completa con el saxofonista Sergio Colombo (integró Los Cafres y Dancing Mood), el trombonista Fernando Albareda (Los Fabulosos Cadillacs), el trompetista Iván Carrera (Los Pericos y Los Auténticos Decadentes), el guitarrista Federico Elías y el bajista Horacio René Salerno (Huancara, Asado Violento y Unos mates). Para el precursor, toda gente “que venía con mucho trayecto y además de distintos lugares, algo que enriqueció la sonoridad”.

Lolo recordó que los primeros seis meses “era una orquesta chica y al año ya estaba todo consolidado: los tiempos se apuraron un montón” y relató su experiencia desde la primera presentación en vivo: “pasamos de tocar en un barcito para treinta personas hace dos años a hacer La Trastienda en menos de un año. Fue muy veloz el proceso porque fue mucho boca a boca. En la tercera función de un bar, nos dijeron ‘no hay más entradas’ y nos fuimos de ahí a un teatro de Abasto, donde en la segunda función no entraba más nadie… De ahí hicimos la primera Trastienda con localidades agotadas”.

Desde ese 2015 que puso primera junto a Juan, La Orquestonga ya editó su primer disco en marzo de este año y ya está en camino el segundo: “Lo que vamos a hacer esta vez, en vez de editar el disco entero, es ir editando de a tres o cuatro canciones vía digital, para que la gente vaya escuchando. Y cuando terminemos y juntemos diez o doce canciones vamos a editarlo completo, pero antes lo vamos a ir mostrando, vamos a terminar con eso de la obra completa. Es mucho mostrar de golpe todas las canciones nuevas, preferimos hacerlo espaciadamente”, es el adelanto que brindó el músico.

 

El bautismo

La dupla Micucci Bonaudi fue la encargada, además de reunir a todos estos músicos, de darle nombre al proyecto musical que encabezan. ¿Cómo surgió? El compositor lo relató de esta manera: “Lo pensamos con Juan. La idea de la orquesta era que sea de música latinoamericana bailable y siempre hacemos el chiste de que es un viaje colectivo desde México hasta el Estrecho de Magallanes, parando en todos los lugares, porque hay un poco cumbia, un poco de cha cha cha, un poco de son, mucho del Río de La Plata, mucho de Brasil. Y ese es el paraguas: si es latinoamericano y bailable, va. Y después las características: tenía que tener ironía, humor. Muchas de las canciones de Juan tienen esas características, yo soy un poco más dramático”. Por eso, tenía que ser un nombre “que tuviera que ver con la idea de orquesta, pero que no suene a algo estructurado, algo solemne y esto de La Orquestonga rompía con la solemnidad”, entonces quedó. Esta orquesta, aclaró Lolo, es una orquesta “de gente seria, que hace las cosas seriamente, pero el resultado es un poco divertido”.

-Desde el vamos el nombre transmite alegría, baile, fiesta…

-Fue un poco la idea, la gente sale transformada. El otro día nos subieron a Facebook una crónica muy bien escrita porque una mujer se puso a bailar en medio de La Trastienda, sin ningún tipo de prejuicio, y pasa mucho eso, la gente termina bailando a full. Creo que  estamos atravesados por una demanda colectiva, por supuesto que es menor porque tampoco hacemos estadios. Pero la gente va con la intención de divertirse y entretenerse, pero como forma de resistencia no como forma de evasión, al contrario. Me parece que hay una necesidad colectiva que se manifiesta. Una necesidad de no sentirse tan solos en algunas cuestiones que están padeciendo, que tienen que ver con cierta cultura neoliberal, pero más allá de lo económico, porque esa es una cuestión más académica. Hablo de lo cultural, de lo que tiene que ver con los rasgos de la sociedad: esta cosa del ‘sálvese quien pueda’, de cierto canibalismo, cierto individualismo. Y la orquesta propone  todo lo contrario, quizás por ser una orquesta, somos muchos arriba del escenario, ya hay una especie de rito colectivo y la gente entiende eso y se suma eso. Y ahí se produce una energía muy importante porque necesitamos el uno del otro y el público lo siente. Y ahí se arma lo lindo, algo tribal, algo fiestero me parece.

-Y hablando de nombres: ¿por qué titularon a su primer álbum Un día de estos?

-Además de ser una de las canciones del disco, es uno de los temas que se eligió para pasar por las radios un poco naturalmente. Y después de que pusimos el título nos dimos cuenta que la expresión ‘un día de estos’ es una cosa un poco útopica, porque uno no dice cuando exactamente, pero es esperanzador. Esperanzador como sinónimo de lo etimológico, como alguien que espera algo, me parece que ‘un día de estos’ tiene que ver con el deseo, como algo que va a suceder. Si bien hay una espera, también hay una esperanza de que va a suceder. Nos parecía que la orquesta tenía esta cosa de que un día de esto va a suceder. Tal vez este presente de estar tocando, que era el objetivo principal que teníamos, poner la orquesta en marcha y empezar a transitar. Bueno, por ahí 'un día de estos' la orquesta es una realidad y 'un día de estos' es HOY.

Antes de despedirse para meterse de lleno en los ensayos de la banda, previa presentación, Lolo Micucci dejó una invitación muy especial para sus coterráneos platenses: “les digo que vayan porque van a escuchar una orquesta con mucha energía, van a escuchar a buenos músicos, gente que ha tocado mucho y ha recorrido muchos escenarios”. Y se anima a vaticinar algo: “me parece que van a salir transformados, la orquesta propone algo que no pasa inadvertido. Es un buen viaje, un momento de mucha energía y de mucho placer. Es una propuesta para ir a pasar dos horas en un hermoso teatro, los precios son bastante accesibles, sobre todo si compran anticipadas (en la boletería de El Teatro y a través del sistema PlateaNet) y me parece un buen momento para divertirse y escuchar música de nuestra patria grande. Esa es la razón para ir, para celebrar, creo que la orquesta es una gran celebración”.