Domingo 17 Noviembre, 2019

Julio Garro: "Puedo caminar por la calle con la frente en alto"

Sabado 19 de Octubre de 2019

En una entrevista exclusiva con InfoPlatense, el candidato de Juntos por el Cambio, Julio Garro, habló sobre el debate que sucedió en la semana, opinó sobre su principal opositora, el Encuentro de Mujeres y lo que queda de cara a las elecciones del 27 de octubre.

El intendente entra a la oficina, mientras termina de saludar a todas las personas que se encuentran en el lugar. Sonriente y relajado, se acomoda mientras nos cuenta que viene de hacer una recorrida por Romero.

Falta menos de diez días para las elecciones, en el medio pasó un debate electoral, en donde Julio Garro expuso las propuestas e ideas que tiene para la ciudad en caso de renovar su mandato por cuatro años más.

En una entrevista exclusiva con InfoPlatense, el candidato de Juntos por el Cambio, Julio Garro, habló sobre el debate que sucedió en la semana, opinó sobre su principal opositora, el Encuentro de Mujeres y lo que queda de cara a las elecciones del 27 de octubre.

¿Cómo viste el debate de candidatos a intendentes de La Plata?

- Es muy importante estos ámbitos para exponer ideas. Soy de los que piensan que el título “debate” es un título viejo, porque uno va a ese lugar para contar lo que hizo, lo que va a hacer o, en todo caso, lo que falta o lo que se hizo bien.

Es un espacio para que los platenses conozcan a los que se presentan para candidatos a intendentes. Al menos se pueden imaginar de qué manera quieren gobernar: qué sueños tienen, qué proyectos, qué hicieron.

Yo lo que les pedí a los platenses en el debate, fue que nos informemos y que sepamos quiénes son los candidatos, qué piensan, de dónde vienen y qué hicieron en los gobiernos que les tocó gobernar. Es a partir de ahí que podemos elegir con libertad y convencidos de lo que elegimos.


¿Te sorprendió la ausencia de la candidata Florencia Saintout?

- No me sorprendió que no haya ido, pero me apenó y me dio pena por los platenses, porque creo que los vecinos merecen escuchar y conocer a las personas que quieren gobernar una ciudad. Me dio un poco de tristeza.

Cuando llegué al debate, me contaron que era la primera vez que un intendente iba a un debate. Me asombré y me puse a pensar que en el 2015 cuando yo era candidato, en aquel entonces el intendente era Pablo Bruera, y no fue.

Que un intendente vaya a un debate tiene que ser normal. Si lo que hace un intendente está a la vista de todos: lo que hiciste bien, lo que hiciste más o menos o lo que falta que termines o lo que no llegaste a hacer.

El debate se vio y fue bueno, más allá de la especulación de quién gana o quién pierde. Es difícil ganar o perder porque uno cuenta lo que piensa. No hay cruzamientos entre candidatos.



¿Cómo viste la exposición de los demás candidatos y los proyectos e ideas que propusieron en el debate?

- Lo que vi en la exposición de ellos es que se habló mucho de jurisdicciones que no eran nuestra ciudad. Se hablaba de economía, de temas que debe encarar una provincia, que debe encarar una nación, que no está mal que se haga, pero yo me preguntaba cómo lo vas a hacer desde el municipio. Se mezcló mucho eso, se hablaba de cosas provinciales, cosas nacionales y si son intendentes no lo van a poder hacer, van a depender de un gobernador o gobernadora o de un presidente.

Otras de las preguntas que me hacía fueron las promesas: prometer no es lo mismo que proponer y el cómo hacerlo es muy importante. Me acuerdo en el 2015 que prometíamos terminar las obras hidráulicas, traer al SAME, y se hicieron casi todas las cosas que prometimos. Hubo cosas que no alcanzamos, que no llegamos, porque también es poco tiempo y porque también la situación económica afecta al municipio.

Es una ciudad muy grande, que en estos últimos años ha crecido con mucha desplanificación. Eso hace que llevar los servicios a los barrios sea muy distinto, pero hemos avanzado mucho y para los próximos cuatro años hay otras prioridades que son ver cómo generamos empleo, cómo generamos oportunidades, cómo empezamos a cortar esa brecha o distancia de los barrios con el centro. Pero no en cuadras o en kilómetros, sino en oportunidades, en derechos, en vivir con más dignidad. Es inconcebible pensar que hay muchos ciudadanos viven con cloacas y con agua, y haya otros vecinos que no la tengan. Eso también es por la desplanificación, por no saber para dónde había que crecer. Queda un laburo enorme por hacer y estamos en este lugar para seguir avanzando todo lo que aún falta.



A pocos días para las elecciones y en un hipotético caso de que ganen otras fuerzas en nación y provincia, ¿cómo te ves gobernando con una nación o provincia de un signo distinto al tuyo?

- Absolutamente cómodo. Creo en la política, en el diálogo y en los consensos. Lo más importante que tiene que tener en la cabeza esas personas que nos dan esa responsabilidad, es que estamos gobernando a todos. Piensen o no igual a nosotros. La verdad que pelearse con un presidente o una gobernadora o gobernador me parece que es una locura porque terminan siendo rehenes los mismos vecinos.

Cuando uno aprende a dejar las diferencias políticas de lado y se une en los momentos más complejos, como puede ser hoy lo que está transitando nuestra economía, las cosas se solucionan y se acomodan. Ahora, si siempre vamos a mantener la diferencia, esta famosa grita, no vamos a solucionar nada.

Y los platenses de eso sabemos mucho, porque cuando nos tocó lo que nos pasó el 2 de abril de 2013, que fue tremendo y que el agua vino para los ricos, pobres, ahí no se vio una grieta. Entendimos el mensaje y nos unimos. Y cuando nos unimos, pudimos superar cosas muy difíciles. Entonces la pregunta que nos deberíamos hacer, o al menos la que yo me hago es: si pudimos con lo más difícil que nos pasó en nuestra historia como ciudad, y supimos superarlos, cómo no vamos a poder con todo lo que viene. Se trata de pensar en la gente y dejar de lado cualquier tipo de diferencia y egoísmo.



Se habló mucho de que la campaña electoral se municipalizó ¿Cómo la estás viviendo?

- A mí me quedó en las PASO una sensación de que no pudimos discutir nuestro día a día. Entendí que había una elección muy nacionalizada y que no nos permitió “interpelarnos entre los platenses con temas de nuestra ciudad”.

Pensé que lo sabíamos todo y pensé que lo sabían todos, las cosas que se habían hecho y las que faltaban, y no lo sabían tanto. Entonces, tomé esta decisión, no de municipalizar sino de instalar temas estrictamente locales. A mí me eligieron para gobernar una ciudad, no me eligieron para gobernar una provincia ni para manejar lo macro de un país. Me avoque al lugar en el que me dieron los platenses y empecé a hablar desde ese lugar, porque me di cuenta que estaba hablando de temas que no tenían nada que ver conmigo.

Tampoco tengo problema de hablar de economía, por ejemplo, y contarte que es cierto que la economía tiene muchas dificultades, que sé y que sabemos que mucha gente le cuesta llegar a fin de mes, que está muy difícil, que el comercio bajo en sus ventas. Lo sabemos, no es una sensación, no es una mentira, no es un INDEC que miente, es la verdad. Y es a partir de la verdad donde vos construís una solución.


¿Qué expectativas tenés, en esto que decíamos de municipalizar la campaña, no sé si es el slogan pero sí es una especia de estrategia de ir “Barrio por barrio”?

- ¿Por qué Barrio por Barrio?, porque entendimos que si bien hemos hecho muchas obras en los barrios, en la ciudad, que había prioridades, te vuelvo a repetir: hay cosas importantes y cosas urgentes. Las urgencias se atienden todos los días pero lo que nunca te puede pasar es que las urgencias te tapen las importantes.

Lo importante era la obra hidráulica, era el SAME, era los colegios públicos, el Fondo Educativo, las 1000 cámaras, la fibra óptica que no teníamos, la iluminación LED para poder ver esas cámaras, llevar pavimento a todos los barrios, pero fuimos a esa campaña Barrio por Barrio porque sabíamos que ahí está la necesidad más grande. Caminar un barrio y estar en un barrio cuando en épocas de bonanza, es fácil. Pero también hay que estar en los momentos como este, difíciles, como intendente con toda la obligación, con todo el compromiso, poniendo la cara, el cuerpo junto a los platenses que confiaron en vos y con los que no confiaron en vos y ponerte a disposición y al servicio de ellos.

Me parece que ir a caminar, a escucharlos, que no es la primera vez que lo hemos hecho, creo que es muy bueno y saludable que los políticos pongan el cuerpo en los momentos que realmente se necesita.
 



¿Cómo es la recepción que tenés en esas recorridas?

- Muy buena. Te invitaría, si querés vamos a caminar por donde quieras: vamos a un centro comercial y vas a ver que la recepción es muy buena, que la gente se acerca y me dice: “Julio tuve este inconveniente en mi barrio, me das una mano. Julio, te quiero agradecer porque después de mucho tiempo me cambiaron la iluminación. Julio, hay que mejorar el recorrido de este micro”.

Te puedo asegurar que al intendente le piden lo que le pasa en el día a día, lo que necesita, en ver qué solución le puede dar. Pero gracias a Dios y a la gente, te puedo caminar con mucha libertad y con la frente en alta. Siempre dije, cuando me tocó asumir en el gobierno municipal, que uno tiene que saber cómo llega pero también tiene saber cómo se va: irse escondido, de noche, mal visto, y eso tiene un valor muy grande. Eso no lo construís el día anterior a irte, eso lo construís en los cuatro años.  Yo soy feliz porque puedo caminar por la calle con mi familia, tomarme un taxi, salir a comer, de hecho lo hago.


Hace unos días tuviste casi 500 mil mujeres en la ciudad, y encima con la lluvia: ¿cómo viviste el Encuentro de Mujeres?

- Lo viví, primero con mucho entusiasmo porque creo que es bueno que nuestra ciudad tome desafíos importantes y la verdad que nos pusieron a prueba. Tanta lluvia, la más grande acumulada luego del 2013, más de 500 mil personas vinieron a nuestra ciudad, te ponen a prueba de que todo tiene que funcionar bien, los servicios, pusimos los colectivos a disposición de las mujeres, los baños, puedo haber habido algún error pero en todo momento trabajamos para que todo salga muy bien.

Nos pusimos a disposición desde el primer día, trabajamos con la Provincia, el SAME, con Defensa Civil, con el Ministro de Educación, con las escuelas. Estoy muy conforme porque salió bien, pero porque también las mujeres tuvieron esa grandeza como suelen tener que es de defender esa causa tan importante: los derechos de las mujeres, los que conquistaron y los que por supuesto van a seguir trabajando para poder hacerlo y ahí nos tienen que encontrar a los hombres acompañándolas.



¿Por qué el platense tiene que votar a Julio Garro? ¿Cuál sería el mensaje para el ciudadano en estas elecciones?

- Yo creo que el 27 de octubre, ahora que faltan pocos días, los platenses vamos a elegir entre dos alternativas muy afianzadas. Una muy conocida, la que me toca representar, que llevó adelante la gestión en estos casi cuatro años, que es nada más y nada menos que los que hayan visto los vecinos: que hemos hecho las obras hidráulicas, los que hemos hecho con el SAME, las dos mil cuadras de pavimentos, la iluminarias, las escuelas, todo lo que han visto.

Del otro lado, desde el Frente de Todos, nos vamos a encontrar una dirigente política que nos demostró que poco le importan los problemas de los platenses, porque no fue a un debate, no ir a charlas a los medios, esconderse demuestra el poco interés que tiene de que los platenses la conozcan.

Los seres humanos hablamos por nuestros gobiernos, a mí me votaron para gobernar una ciudad, y a ella en su momento le tocó gobernar una facultad. Bueno, informémonos cómo fueron esos gobiernos. Y a partir de ahí hay que ir a votar libremente y con la consciencia tranquila de lo que vamos a elegir que va a ser algo que el día de mañana no requiera que nos tengamos que arrepentir.

A todos los platenses les pido que el 27 de octubre me acompañen con su voto porque estoy convencido de que todavía faltan muchísimas cosas por construir juntos.