Domingo 08 Diciembre, 2019

Axel retirará al BAPRO del mercado de leliqs para convertirlo en uno de fomento

Miércoles 13 de Noviembre de 2019

Entre los planes económicos que el futuro Gobernador piensa implementar en la Provincia, se incluye un cambio en la lógica del Banco Provincia, que se retirará del negocio financiero para centrarse en funcionar como un banco de fomento del consumo y activar una cartera de créditos para reactivar las pymes.

En los equipos del Frente de Todos estiman que el rojo fiscal ronda los $80 mil millones, lo que no solamente podría tener un impacto sobre salarios si no también sobre los recursos con los que la gobernación de Kicillof contará para poner en marcha el engranaje económico, que es la principal preocupación del FdT bonaerense.

En ese sentido, la situación del Banco de la Provincia de Buenos Aires, la entidad financiera más antigua del país, es seguida con atención por el equipo de transición de Axel Kicillof.

También por el gobierno de María Eugenia Vidal, que acaba de blanquear que terminará el año con un enorme rojo fiscal y busca alternativas para financiarlo.

Los equipos técnicos de Axel trabajan contrarreloj para llegar al 10 de diciembre con el mejor cuadro de situación posible, enfatizando tanto el estado las cuentas fiscales como el de las herramientas para poner en marcha la economía, ya que a los desequilibrios en pesos de la actual gestión de María Eugenia Vidal, se le suman los abultados vencimientos de deuda en moneda extranjera en el corto plazo.

Es por eso, los negociadores de la transición de Kicillof dejan trascender que buscarán rediscutir el Consenso Fiscal que las provincias firmaron en 2017 con el gobierno de Mauricio Macri, y que planteaba la reducción gradual del cobro de ingresos brutos por parte de las provincias.

El BAPRO y el IPS

En tanto la actual administración busca mecanismos para conseguir recursos para el BAPRO, desde el equipo de Kicillof adelantan que la política para el Banco Provincia contempla un cambio en la lógica del Banco Provincia, que se retirará del negocio financiero o la compra de Leliq para centrarse en funcionar como un banco de fomento dedicado a favorecer el consumo y dar créditos para reactivar las pymes.

En ese orden, como informara InfoPlatense, para tener una precisión de los números, los coordinadores de la transición le pidieron a Vidal información pormenorizada sobre toda la estructura estatal, el personal, el presupuesto y su ejecución, los programas en marcha y los previstos.

Además del re encuadre de la política del BAPRO, otra de las preocupaciones del equipo económico de Kicillof es el déficit de la caja previsional, de unos $9000 millones, que se financió con el Banco Provincia, dijeron en el Frente de Todos.