Domingo 15 Diciembre, 2019

Con un mensaje anti grieta, Monzó volvió a la política activa en la Provincia

Viernes 29 de Noviembre de 2019

El presidente de la cámara de diputados de la Nación, Emilio Monzó, realizó un acto en Florencio Varela en donde expresó que caminara “la provincia para promover el diálogo y el consenso”.

Vedado en el territorio bonaerense por su enfrentamiento con la gobernadora María Eugenia Vidal, el presidente de la cámara de diputados Emilio Monzó retornó a la política activa con un primer acto en Florencio Varela.

Bajo la consigna "La Tercera con Emilio", el encuentro fue organizado por el senador provincial Eduardo "Rulo" Schiavo, en el club Nahuel en donde el legislador estuvo invitado para participar del plenario político.

Durante el acto Monzó expresó que "voy a caminar la Provincia para promover el diálogo y el consenso. Este no es tiempo de candidaturas; es tiempo de trabajar para cerrar la grieta entre los argentinos".

Este primer acto fue el desembarco de Monzó en el territorio bonaerense, luego de su distanciamiento con Mauricio Macri y Marcos Peña, y tras su enfrentamiento con Vidal.

Previa a esta actividad, el legislador había escrito una columna de opinión publicada en el diario La Nación, en donde pidió construir un diálogo y la unidad nacional.

"Para cambiar la cultura política de la Argentina será indispensable examinar a fondo nuestros propios fracasos; los de todos. Quizás encontremos un punto de partida en el reconocimiento de que esta Argentina que nos duele y nos provoca angustia no es responsabilidad de un único sector político. Cometeríamos un grueso error si revoleáramos culpas con ligereza y apostáramos a lavar las responsabilidades propias para cargárselas al adversario, sin reconocerle -además- ningún mérito ni acierto".

Y agregó que "esa lógica nos ha conducido hasta acá. Nos ha conducido a un país que arrastra desde hace décadas gravísimos problemas estructurales. Y que se ha desbarrancado en la grieta de los antagonismos y las confrontaciones sin explorar el arduo pero trascendental desafío de ceder en beneficio de grandes acuerdos nacionales. El país se merece que alguna vez aprendamos de nuestros propios errores. Y que seamos capaces de concebir un gran pacto por el futuro, quizás inspirado en aquel modelo histórico de la Moncloa".