Domingo 08 Diciembre, 2019

La conmovedora historia detrás de TINA: El proyecto platense que le da una segunda oportunidad a perros discapacitados

Miércoles 04 de Diciembre de 2019

Una joven madre platense, Ayelén Criscuolo, creó hace tres meses atrás un emprendimiento de sillas de rueda para perros impresas en 3D: TINA prótesis caninas.

Desde entonces, con más de 12 horas de impresión por carrito y solventando todos los gastos desde su bolsillo, le devolvió la esperanza a decenas de animales con dificultades motrices en forma totalmente gratuita.

Todo comenzó con el impulso de su hija, Agostina (9), quien le sugirió ayudar al perro del vecino, que había sido atropellado. Fue entonces cuando Ayelén puso manos a la obra y creó el primer carrito canino con la impresora 3D con la que hasta entonces se dedicaba a crear juguetes para entretener a su nena.

Ese primer gran gesto derivó en que comenzara a recibir llamados de veterinarias, vecinos, refugios y otras tantas personas interesadas en las prótesis. “En estos meses descubrí que lo que hago no es una elección, sino una necesidad, y por eso me decidí a seguir haciendo creer este proyecto”, destacó.

AYUDAR A LOS QUE AYUDAN

En este marco, Ayelén comenzó una campaña en Ideame http://idea.me/tina para recaudar fondos a fin de comprar otra impresora y poder devolverle la movilidad a más perros, donando las sillas a los vecinos y refugios que no puedan costearlas. Hasta ahora, el emprendimiento solidario recibió más de la mitad de los fondos que necesita seguir haciendo crecer la iniciativa: TINA necesita recaudar $120.000.

Sin embargo, el tiempo apremia, dado que la plataforma de financiamiento colectivo establece plazos de vigencia para las campañas, por lo que Agostina y su mamá tienen poco más de una semana para poder recaudar lo que les falta. Se puede colaborar desde $200, a cambio de un reconocimiento en redes sociales y un diploma.
Otra de las formas de apoyar la iniciativa es comprando una chapita identificatoria para mascotas por $250, un dispositivo para ayudar a desplazarse a perros con discapacidad visual por $1.000 y comprando un carrito (o donarlo a un refugio que lo necesite) por $1.200. También hay combos para que adquieran veterinarias o pet shops y para que las empresas interesadas puedan patrocinar el proyecto.

EN CLAVE ECOLÓGICA

Todos los productos de TINA son fabricados mediante la impresión 3D utilizando PLA, un material biodegradable realizado a base de maíz. En tanto, para los carritos también se utilizan caños de PVC reciclados, que Ayelén consigue solicitando los descartes en obras de construcción. De este modo, el resultado es un producto fuerte, liviano y ecológico. 
Finalmente, quienes quieran conocer más del proyecto o colaborar de alguna forma para seguir haciendo crecer TINA, pueden hacerlo a través de redes sociales o vía WhatsApp al (221) 221 595 0223. Porque, entre todos, podemos hacer mucho, o como dijo la Madre Teresa de Calcuta: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”.