Anochecer de un día agitado

Viernes 07 Octubre, 2022

Anochecer de un día agitado

Martes 14 de Junio de 2022

El hombre que perdió un misil, con una curiosa cuenta matemática de 5 por 14 o algo así, resuelve el “problema del inoportuno avión” y demuestra que la elección del Presidente para el manejo de la inteligencia del Estado fue acertado. Parece ser un botarate pero esconde un analista sofisticado.

Por Ricardo Jaén

El dólar desmintiendo como siempre a los responsables del area económica, cualquiera sea su administración, llega a los 224 pesos alimentando ese “mito argentino” de refugiarse en esa moneda por mas que le expliquen los economistas con gráficos que no les conviene.

El dato oficial del índice inflacionario de 5,1 en mayo (29,3 % en cinco meses) le daba marco a la pequeña corrida cambiaria.

Algunas editoriales de periodistas de la primera mañana de la radio, predicaban la posibilidad de instalar un Jefe de Gabinete con acuerdo parlamentario para “frenar la caída al precipicio” ya que Alberto no estaría capacitado.

Massa andaba con una sonrisa en el rostro. La esperanza del gobierno llega a media mañana cuando alguien recuerda que el miercoles está planeado la asunción de Scioli y una cuota de entusiasmo invade el círculo íntimo del gobierno.

Solo dura unos segundos. El dueño del hotel, donde se alojan y consumen quienes venían y manejaban el avion, se suma a Rossi y defiende a ultranza a los mismos.
Algunos en el gobierno piensan que la opinión pública esta cambiando de parecer con ese tema cuando les confirman que la delegación venezolana-iraní estaría pagando su alojamiento y consumos en dólares y se desvanece la esperanza.

Llegamos a las 13 horas y sugestivamente hay olor a pizza en la rosada. Se comenta en los pasillos que el estrés es muy alto y se produce una recaida. La vocera, rápida de reflejos, saca de su cartera el desinfectante de ambientes que elimina olores.

Finalmente llega la ayuda tan esperada del Papa quien intenta y en cierta medida lo logra, llamar la atención y desviar la presión sobre el gobierno.

Dice un dicho popular que es muy dificil saber que piensa un jesuita y Francisco por las dudas nutre el mismo. Primero parece referirse al clásico platense de futbol, hablando de caperucita roja y el lobo, pero luego aclara que esta hablando de la guerra en Ucrania y pontifica la tercera guerra mundial provocada por la invasión rusa que a su vez es provocada por la OTAN, que a su vez es provocado por el sentimiento imperial ruso sobre sus fronteras pero que a su vez no significa que él defienda a Putin.

Pregunta: ¿no era que el Papa tenía problemas con su rodilla y no con la geopolítica?.

En realidad al principio pareció que la noticia escalaba pero parece que aquí, al menos en temas políticos internacionales somos “muy aldea”, su opinión no importó mucho y volvimos al dólar.

Ya cae la noche, hoy hay futbol de la liga, la semana es corta, viernes y lunes feriado, la semana está perdida dicen cerca de Alberto. Mientras tanto, en otro lugar, la señora piensa que ya no alcanza con despegar la elección en la provincia para refugiarse si se pierden las elecciones nacionales y vuelve a pensar en una fórmula presidencial con un “nuevo moderado”. Pero ya sabemos que elegir no es su fuerte.