Panorama político bonaerense: coordenadas del nuevo ajedrez en Provincia

Sabado 23 Septiembre, 2023

Panorama político bonaerense: coordenadas del nuevo ajedrez en Provincia

Domingo 20 de Agosto de 2023

Detalles de las estrategias que comienzan a aplicar Kicillof, Grindetti y Piparo para intentar ganar la elección en la Provincia, que se resuelve en octubre.

El reseteo de la campaña bonaerense que por estas horas ensayan las tres principales fuerzas políticas de cara a la elección de octubre pivotea sobre un puñado de variables clave. La dinámica de la “bronca” que se expresó en las PASO, la división en dos del voto opositor y el sentido que pueda adquirir el voto útil, el perfil de elector al cual recurrirá cada cual para sumar las voluntades que se aseguren un triunfo y el impacto que pueda tener la evolución de la economía en el ánimo de la gente son las claves.

El diagnóstico de Kicillof sobre por qué se transformó en una de las pocas excepciones a la “Marea Milei” tiene que ver con el rendimiento de su gestión y el empuje de los intendentes. Por eso, más allá del ostensible corte de boleta en algunos municipios (en los que gobierna La Cámpora le fue mal en todos) que atribuye a típicos movimientos defensivos de los alcaldes, cree que ahora lo suyo debe pasar por mostrar más su gobierno y reforzar el mensaje de que si gana Milei/Píparo, a los intendentes también les irá mal.

La otra llave de UP para repetir el triunfo es que Píparo y Grindetti, los candidatos a gobernador de Milei y Bullrich, no se saquen ventajas. “Que ninguno se corte solo para que esa división nos permita seguir siendo los más votados”, explican. Kicillof estuvo cerca del óptimo realista que se había planteado el viernes pre PASO: pensaba en 38 puntos y superó por poco los 36. Para él es un piso y ahora va por los 40 que le den el triunfo en una elección sin balotaje. A la tracción desde abajo busca sumarle los votos de Moreno, que quedaron vacantes, además de lo que pueda reducir de ausentismo.

Una incógnita que cruza todo el escenario es la perfomance de Bullrich: quedó desdibujada en su rol de principal opositora y eso puede complicar a Grindetti. Por eso, este último ensayará un discurso que apuntará a señalar que Milei no es lo mismo que Píparo y desarrollará el concepto de “cambio posible”. Es una manera de marcar la inviabilidad práctica de las propuestas del libertario. También, de admitir que no hay espacio para correr su discurso a su derecha.

Juntos por el Cambio

En Juntos dedicarán la semana a solidificar el espacio después de una interna que, como Bullrich misma admitió, los desgastó mucho. Abad juntará al radicalismo, que en la fórmula bonaerense expresa Miguel Fernández, el martes. Ese voto se transformó en vital para este sector. Y Urreli, el jefe de campaña de Grindetti, a los intendentes PRO el viernes. La idea es “integrar” a todos, especialmente a los que fueron con Santlli, para impedir juegos dobles.

El coqueteo de Mauricio Macri con Milei no ayuda en ese sentido. En el campamento de Bullrich y Grindetti creen que el ex presidente expresa el hecho de que “no nos podemos pelear con Milei”, porque fue el más votado y parece encarnar como nadie cierto clima de época. Pero no falta quien sospecha que el Macri se desentendió del destino de Bullrich y apuesta por una reconstrucción de su espacio a partir de la victoria de su primo Jorge en CABA.

Píparo sabe que su principal virtud fue contener el voto de Milei. Solo sufrió un corte de dos puntos, que sus operadores suponen que fue en favor de Santilli. “Con Grindetti, que es peor candidato, no ocurrirá”, apuestan. Uno de sus operadores clave define: “ganarle a Kicillof es muy difícil pero no imposible”. ¿Qué tiene que ocurrir? Que Milei llegue a 40 puntos, lo que implicaría crecer 15,5% en poco más de dos meses. Eso podría colocar a Píparo en la gobernación.