Hay que ganar casi $900 mil para seguir siendo de clase media

Domingo 26 Mayo, 2024

Hay que ganar casi $900 mil para seguir siendo de clase media

Sabado 10 de Febrero de 2024

El concepto de clase media, una vez el pilar de la prosperidad argentina, se desvanece en medio de la penuria, donde más del 50% de la población no logra llegar a fin de mes y más de 5 millones no pueden asegurar tres comidas diarias.

En la actualidad, Argentina enfrenta una realidad preocupante, sumida en sucesivas crisis y devaluaciones que la empujan hacia la tendencia de otras naciones latinoamericanas: una población mayoritariamente empobrecida y una élite reducida.

El declive de Argentina se atribuye a décadas de enfoque exclusivo en el consumo artificial, descuidando inversiones cruciales en educación, infraestructura y modernización legislativa. Este panorama se ve exacerbado por el crecimiento descontrolado de una burocracia sindical y empresarial que no se adapta a los avances tecnológicos ni optimiza los procesos productivos, debilitando indicadores que alguna vez destacaron, como el educativo.

Las consecuencias de estas decisiones se reflejan en los últimos puestos de Argentina en rankings económicos, educativos y de salud, indicadores esenciales para el desarrollo de un país. Un especialista de un organismo internacional describe la situación como una "involución hacia el subdesarrollo", atribuyéndolo en gran medida a la mediocridad de la elite gobernante elegida por la población.

Contrastando con Argentina, Brasil, con gobiernos de diferentes orientaciones, mantiene políticas de estado consistentes, permitiendo un crecimiento del 2.5% en 2023 y un superávit comercial con Argentina. Esta coherencia contrasta con la constante alteración de políticas gubernamentales en Argentina.

La despedida de la clase media es evidente en el aumento del costo de vida, que se elevó un 25.5% en diciembre y se proyecta un 20% en enero. En la Ciudad de Buenos Aires, donde la inflación alcanzó el 21.7% en enero, ahora se requieren casi $888,116 para considerarse de clase media, marcando un incremento del 19.2% desde diciembre.

Este dato proviene del informe mensual de líneas de pobreza y canastas de consumo de la Dirección General de Estadística y Censos, aplicado a un grupo familiar de cuatro integrantes. Sin embargo, el informe excluye el costo del alquiler de una propiedad, que en la Ciudad de Buenos Aires alcanzó un promedio mensual de $558,710 en enero. Para las familias inquilinas, que representan más de un tercio de la población, el ingreso mínimo estadístico para ser de clase media es de $1,444,826.

A pesar de una inflación general del 21.7%, se observaron ajustes por encima del promedio en alimentos, transporte, salud y recreación, impactando negativamente en los ingresos de la población.

El informe estadístico oficial también revela que la canasta alimentaria, determinada en $350,564 para un hogar de cuatro, y la canasta básica total, fijada en $590,041 en diciembre, son criterios para determinar los umbrales de indigencia y pobreza. En enero, más de 5 millones de personas se encontraron en la indigencia a nivel nacional, una situación inquietante para un país que es conocido por su producción alimentaria excepcional. La crisis se manifiesta claramente, y la clase media parece estar desvaneciéndose en medio de estos desafíos económicos y sociales.