Ley Omnibus: le aprobaron las facultades delegadas a Milei pero con algunas limitaciones

Martes 27 Febrero, 2024

Ley Omnibus: le aprobaron las facultades delegadas a Milei pero con algunas limitaciones

Martes 06 de Febrero de 2024

134 diputados le dieron facultades extraordinarias a Javier Milei para que legisle mediante DNU sin control del Congreso en materia económica, financiera, de seguridad, tarifaria, energética y administrativa, hasta el 31 de diciembre de 2024. La oposición le puso límites en Diputados: rechazaron los incisos h, I y j del art. 4, que delegaban facultades para eliminar fondos fiduciarios, reorganizar fuerzas de seguridad y desconocer las necesidades energéticas del mercado interno.

En una jornada de intensos debates en el Congreso, el oficialismo se vio sorprendido por un fuerte revés al perder la posibilidad de ejercer facultades discrecionales en la delegación legislativa, tal como había sido solicitado por la Casa Rosada. Este giro inesperado, impulsado por los bloques dialoguistas con respaldo del kirchnerismo, supone un duro golpe para los libertarios y sus aliados de Pro, quienes se encontraron con una inesperada limitación en sus atribuciones.

El primer enfrentamiento se produjo en la votación del artículo primero, donde los libertarios lograron declarar la emergencia pública en seis áreas, pero no sin concesiones. La aprobación de esta medida, que incluye materias económicas, financieras, de seguridad, tarifarias, energéticas y administrativas hasta el 31 de diciembre de 2024, estuvo acompañada de una exigencia por parte de los bloques dialoguistas. Estos establecieron que el Poder Ejecutivo deberá rendir cuentas mensualmente al Congreso sobre la aplicación de las facultades delegadas, una clara muestra de control sobre el accionar del gobierno.

La votación del artículo primero reveló una fractura en la coalición oficialista, con una parte significativa de los bloques de oposición dialoguista respaldando la medida. Sin embargo, la bancada de Unión por la Patria, los bloques de izquierda y algunos sectores de la UCR y de Hacemos Coalición Federal se manifestaron en contra, marcando divisiones internas en el Congreso.

El verdadero punto de inflexión llegó con el artículo cuatro, fundamental para el Gobierno, donde se establecían las bases de la delegación de facultades. Aquí se propuso permitir al Poder Ejecutivo intervenir en todos los entes, empresas y sociedades, exceptuando las universidades. Sin embargo, las diferencias entre el radicalismo y el bloque Hacemos Coalición Federal surgieron con fuerza. Mientras la UCR pidió eliminar la facultad de disponer sobre todos los fideicomisos o fondos fiduciarios, Hacemos Coalición Federal, a instancias de los gobernadores, solicitó salvar dos de ellos.

El oficialismo, representado por el libertario Gabriel Bornoroni, aceptó esta última propuesta, mostrando una fisura en su frente interno y evidenciando la dificultad para imponer su voluntad de manera absoluta en el Congreso. Este revés marca un hito en el desarrollo del megaproyecto de ley, evidenciando las tensiones y disputas que acompañan su tratamiento legislativo.