“Esquirlas en la memoria”, la historia sobre la identificación de los soldados NN en Malvinas

Sabado 20 Abril, 2024

“Esquirlas en la memoria”, la historia sobre la identificación de los soldados NN en Malvinas

Martes 02 de Abril de 2024

La causa Malvinas vuelve a ser abordada por la literatura en una investigación que no sólo narra el proceso de identificación de los soldados sepultados en el cementerio de Drawin, en las Islas Malvinas, sino la lucha de los ex combatientes del Centro de ex Combatientes Islas Malvinas (Cecim) La Plata y un grupo de familiares de caídos contra un sector de las Fuerzas Armadas que buscó “silencio e impunidad” 

 

En el marco de las actividades por el 42° aniversario de la Guerra de Malvinas se presentó ayer en el auditorio del Centro Cultural Islas Malvinas de La Plata el libro “Esquirlas en la memoria. Una crónica de la identificación de los soldados NN en Malvinas” (Ed. Marea) con la presencia de las autoras Gabriela Naso y Victoria Torres, miembros del Cecim e invitados especiales.

Con un diálogo entre las autoras y el escritor Sergio Olguín, quien desmenuzó durante la presentación  la raíz de esta investigación que incluye testimonios de ex veteranos y familiares de los soldados caídos.

Además, la obra repasa las vivencias de los protagonistas del largo proceso de identificación de los cuerpos sin nombre sepultados en Malvinas, una iniciativa que recién 30 años después de la guerra fue atendida por el Estado Argentino.

“Es un libro que es mucho más que lo que indica el subtítulo porque habla de la guerra, de las batallas, de las personas. Es un libro que nos lleva a 1982 y también nos traslada a la actualidad y a cómo nos relacionamos con quienes murieron en territorio malvinenses, Es un libro que tiene que ver con la memoria y la identidad”, señaló durante su intervención Olguín, quien hilvanó las razones que llevaron a las autoras a componer este trabajo.

Para Torres, una de las autoras, la causa Malvinas la interesó “literalmente de una manera casi obsesiva”. La mujer indicó que la motivación no sólo es de índole “generacional, sino espacial porque los soldados eran sus vecinos”.

“Me di cuenta que Malvinas era parte de mi identidad y me fui acercando al Cecim y enseguida me sentí en mi casa”, subrayó.

Por su parte, la vinculación de Naso llegó a esta temática por el periodismo. “Me acerqué al Cecim en 2016 para una nota periodística. Hasta ese momento pensaba en Malvinas, el 2 de abril y el Cecim me propuso enfocar la cuestión en clave de derechos humanos”.

Las autoras coincidieron en la importancia de contar la historia de la identificación de los cuerpos NN en el cementerio de Darwin, y en efectuar un aporte a la memoria social y colectiva desde una perspectiva de los derechos humanos.

A lo largo del texto, se deja en claro que el gobierno militar no hizo nada para identificar a los muertos y que les mintió a sus familiares.

Es que según el relato de las Fuerzas Armadas, todas las muertes de los soldados tuvieron lugar en los combates, en una deliberada estrategia destinada a ocultar los padecimientos de hambre, frío y maltratos que sufrieron a manos de sus mandos.  

En este sentido, en el libro se destacan que fueron los propios soldados los que dieron respuestas sobre el destino de sus compañeros caídos en esa contienda librada en el Atlántico Sur.

En la crónica, se relata sobre cómo los veteranos fueron obligados por los británicos a cavar tumbas comunes y enterrar a sus compañeros.
También se repasa la manera en la cual las autoridades argentinas obligaron a los familiares que viajaron al cementerio de Darwin a escribir con piedras en cualquier tumba el nombre de sus seres queridos. 

“Soldado argentino sólo conocido por Dios”, era la frase grabada durante años en las lápidas ubicadas en ese campo santo instalado por los británicos en Darwin, en el corazón de la isla Soledad.  

Las autoras, a través de los testimonios recogidos, cuentan cómo los integrantes del Cecim contactaron al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) en 1987 para saber si era posible llevar adelante un trabajo de identificación en el cementerio de Darwin.

Luego, el libro da cuenta del largo proceso que se siguió para que, finalmente en 2011, con el asesoramiento del entonces abogado del organismo Alejo Ramos Padilla – actualmente juez federal– se iniciara un recorrido para llegar a la verdad y la identidad.

Durante la presentación, también tomaron la palabra el presidente de Cecim, Rodolfo Carrizo, y el secretario de Derechos Humanos de la entidad, Ernesto Alonso.

“Todos nacimos de una familia, teníamos un barrio, una escuela y la dictadura nos quitó la identidad”, señaló Carrizo al tomar la palabra, quien además hizo un paralelismo entre esa realidad y las políticas que implementa el gobierno del presidente Javier Milei y consideró que “este libro nos da fuerza para hacer frente a las actuales batallas”

Por su parte, Alonso, destacó que el “libro tiene un profundo sentido humano porque nació en los lugares donde estuvieron los protagonistas”.
“Forjamos un compromiso que nos llevó a un proceso que va a terminar cuando identifiquemos a todos. Ese es un acto de justicia, algo que la dictadura les debía a esos pibes que no están, con quienes tenemos un compromiso irrenunciable”, observó.

También participaron de la presentación Ana Barletta, vicepresidenta de la Comisión Provincial por la Memoria; el juez Ramos Padilla; el poeta
y veterano Gustavo Caso Rosendi y los músicos y también veteranos de guerra Fabián “Cucu” Passaro y Martín Raninqueo.

El libro, si bien tiene un final, queda abierto porque el proceso de identificación no concluyó. El Plan de Proyecto Humanitario, le devolvió la identidad a 121 combatientes argentinos y respuestas a sus familiares, pero aún resta identificar cuerpos y hay familias cuyas muestras de ADN no coinciden con los perfiles genéticos obtenidos en tumbas analizadas.

Imagen y Texto: @SomosTelam