“El resultado de esta gestión es nefasto, esperemos decidir un rumbo más democrático”

La concejala y precandidata a diputada por Unidad Ciudadana Florencia Saintout analiza el gobierno de Cambiemos. Advierte mucha preocupación en la gente y asegura que no es una elección fácil para ninguna fuerza. Su admiración por Néstor y Cristina y definiciones sobre Macri, Vidal y Garro. Todo y más, en esta charla con Infoplatense.

Por: Infoplatense | Viernes 11 de Agosto de 2017

-¿Por qué elegiste ir a la Legislatura?
-Yo no elegí en términos personales. Buscamos tener representación de una parte importantísima de la sociedad que hoy la está pasando muy mal.

-¿Para qué?
-Necesitamos frenar estas políticas de ajuste. Y también creemos que hay que defender muchísimas cuestiones; la soberanía política, la soberanía económica, la justicia social… parecen banderas en abstracto pero tiene que ver con que nosotros creemos que es imprescindibles vivir en una país donde no haya todos los días un chico más que vaya a pedir, mujeres que para sobrevivir tengan que vender sus cosas usadas en una plaza. Que todo el mundo tenga acceso a la luz y al agua. Que puedan pagarlo y cuando no puedan pagarlo que haya un Estado que se los garantice.

-Entraste de grande a la política. ¿Qué te llevó a tomar la decisión?
-Me cuesta responder esa pregunta porque siento que toda la vida, desde que tengo registro, me interesó pensar el modo de luchar contra lo que es injusto, cómo mejorar el lugar en el que vivimos. Tal vez lo que no hice, debido a la generación al a que pertenezco, fue participar en una estructura partidaria. Empecé de grande, en un momento en que los partidos políticos expulsaban y no se podía estar de acuerdo con ninguno. Vine a estudiar a La Plata en el ’89, en un momento de crisis infernal de los partidos, en un momento de crisis de representatividad, no podía creer ni en el peronismo, ni en el radicalismo.

-¿Fue el kirchnerismo?
-No desde el principio. Diría que al principio era difícil de creer. Yo creía en todo lo que creo. En que era necesario juzgar a los genocidas. Que era necesario repartir de una manera más justa la riqueza. Que la inseguridad no se soluciona con más policías. Que no se puede reprimir la protesta social. Esas cosas las creía. Con el tiempo fui viendo que se fueron tomando medidas que nos involucraban y con las que estábamos de acuerdo.

-¿Podés sintetizar esa primera sensación de pertenencia en alguna imagen, episodio?
- El discurso de Néstor en la ESMA. Lo mismo que me pasó después cuando escuché el discurso de Evo (Morales). A mí me estrangularon la garganta, me emocionaron tanto que me sorprendí a mí misma. Por un lado la sensación y por el otro la razón que me decía “esto no va a ser así, no se van a animar a hacer los juicios”. Cuando asumió Evo en Bolivia yo dije "es un discurso hermoso pero después terminan traicionando a sus pueblos”. Y vos veías que iban avanzando los años y lejos de traicionarlos se iban comprometiendo cada vez más con las luchas. Entonces cómo no comprometerse si uno está de acuerdo con eso.

Saintout se explaya en su explicación. Revuelve en su reservorio de palabras para encontrar los términos más apropiados. Hace el esfuerzo, se presta a la conversación. Dice que durante ese tipo de procesos políticos no alcanza solamente con estudiar, con dar clases, con tratar de ser mejor mamá o mejor periodista, sino que hay veces que hay que comprometerse un poco más. “Entonces –vuelve a la pregunta del comienzo-, no es que yo quería y buscaba ser concejal o quiero ser diputada. Lo que quiero es trabajar para cambiar las cosas”.

Ese proceso político que la enamoró, que la involucró, lleva grabado dos nombres. Néstor y Cristina Kirchner. ¿Qué diferencia advierte Saintout entre el período de él y el de ella? ¿Cuánta similitud hubo entre ambos en el ejercicio de la presidencia?

“Fueron profundizando muchas cuestiones –responde la precandidata. Creo que los dos mientras tuvieron la posibilidad de estar juntos fueron uno. Con perfiles distintos pero fueron uno. Y creo que hoy mismo son uno en términos de proyectos”. Y suelta por primera vez algo que repetirá algunas veces más a lo largo de la charla: “A Cristina la veo cada vez mejor, cada vez me convence más”. “Néstor sigue vivo, es la manera que tenemos de recordarlo. Pero Cristina está acá, caminando entre nosotros, y va aprendiendo y va mejorando. Lamentablemente a él lo perdimos en el camino”.

-Hay logros importantes del kirchnerismo que nadie se atreve a negar. ¿Por qué perdió el kirchnerismo?
-Seguramente hubo errores. A medida que uno va haciendo mucho a veces no se va dando cuenta de contener lo que se va armando, lo que se va generando en otro lugar. Como en todo movimiento político grande hay cosas que no son maravillosas. Aunque algunos y algunas sí son maravillosos, están tan comprometidos que a veces no logran ver que tal vez hay que parar en algún lugar, detenerse.

-¿Qué hizo bien Cambiemos para ganar la elección?
-Tuvieron la capacidad de interpelar algo que está en nuestro pueblo claramente producto de la historia y que es la necesidad de seguir avanzando, seguir hacia adelante. Lo que hizo el macrismo es poder ver eso.

-¿Cómo es eso?
-Lo utilizó para mentir y engañar. A veces, lo que enfrentan los gobiernos populares es muy fuerte, algunas veces demasiado fuerte. Los gobiernos populares de la región enfrentan medios masivos concentrados, enfrentan sectores de la justicia que no tienen ningún reparo en jugar políticamente, que no tienen reparo en hacer golpes de Estado. El capital financiero más concentrado en la historia, en todo occidente... eso enfrentan estos gobiernos. Hay errores propios pero también la fuerza del otro juega.

La crítica de la concejala al actual gobierno es honda. Afirma que el resultado de las políticas aplicadas durante estos casi dos años es “nefasto para la mayoría”. Y enumera: para un investigador científico, para la directora de un instituto del Conicet, para la mamá que no puede comprar la leche para sus chicos, “o para quien todavía no perdió el trabajo pero ve que en su negocio entra cada vez menos gente”. “Aun así yo estoy convencida de que es importante que podamos seguir decidiendo”.

Resalta la necesidad de respetar las diferencias y la elección del otro y festeja la capacidad de dudar de la especie. En todo caso lo que hay que hacer, dice Saintout, es intentar “construir otro rumbo”. Y se esperanza: “Esperemos que lo que decidamos colectivamente sea un rumbo más democrático que lo que tenemos. Porque estamos perdiendo igualdad y libertad. Y fraternidad, para decirlo en términos muy clásicos. Porque estos modelos hacen que en las sociedades se valore el individualismo. Tendríamos que mirar hacia otro lado”.

“Creo que hay mucha preocupación por esta elección”, afirma la primera precandidata en la tira de postulantes a la Cámara baja. “En momentos como estos, cuando las derechas avanzan, hay un efecto de despolitización. Veo preocupación. Esta es una elección en la que la gente está preocupada en lo que va a venir. Pueden pasar muchas cosas. No es una elección fácil para ninguna fuerza política. No tenemos mucho margen en equivocarnos mucho”.

******

Desanda el funcionamiento del Concejo Deliberante del que forma parte. Dice haber discutido “muchísimo” y advierte las dificultades que conlleva la imposibilidad de ver plasmados esas ideas en hechos que le cambien la vida a la gente. “A veces puede ser un poco frustrante que no se prioricen proyectos que están buenísimos y que podrían mejorarle la vida a la gente por cuestiones políticas”. Y subraya que se necesita “un Concejo que esté más presente en los barrios”. “Sería muy interesante que el Concejo delibere en los barrios. Para tomar propuestas concretas”, propone.

Cuando este cronista le pide que reconozca alguna política acertada de Garro le cuesta. “Tal vez no sea uno de los personajes más agresivos que tiene el PRO. Pero recuerdo algunas declaraciones suyas que me resultan muy violentas. Decir que son antiestéticas las personas que están yendo con una manta a una plaza que no tienen con qué vivir”. Se refiere a las mujeres que desde hace meses ocuparon el espacio público frente a la Gobernación, donde venden ropa usada y todo tipo de cosas para el hogar.

“Una de las primeras represiones del PRO a mujeres por la espalda fue de este gobierno local y en principio ellos salieron a defenderlo. Este es uno de los gobiernos más nefastos de la provincia de Buenos Aires. Tal vez sea uno de los peores”.

-Resulta difícil creer que este gobierno no hizo nada bien…
-Hicieron bien la diagonal 74. Está más linda. Pero bajás dos metros y hay gente que no tiene para pagar la garrafa, que no tiene qué comer. Entonces resulta perverso cómo quedó la autopista o la diagonal 74.

Sobre el final de la conversación, Saintout se presta al juego de definir a algunos personajes del a política pero de manera visceral. Casi sin pensar y en pocas palabras. Sentirá la necesidad de explicar.

Elisa Carrió
“Me parece que tiene algo encantador en el peor sentido. Algo que va más allá de la razón. Me parece que es un personaje nefasto de todos los poderes, asociada a todos los poderes. Un personaje muy oscuro”

Néstor Kirchner
“Tengo un amor profundo. Me conmueve mucho el amor que tienen las diferentes generaciones con él”

Julio Garro
“Un personaje insignificante pero muy horrible; su gestión demuestra gran incapacidad”

Sergio Massa
“Un oportunista. No le creo nada. Los oportunistas son de lo peor en la política, le hacen mucho daño”

Mauricio Macri
“Me parece siniestro. Tiene una mirada siniestra, sus políticas son siniestras”

María Eugenia Vidal
“Completamente falsa. Es pura mentira”

Cristina Fernández
“Una de las dirigentes más inteligentes y más jugada que tiene la historia. No hay nada que la pare. La veo cada vez mejor, ella va aprendiendo cada vez más y más”

Florencio Randazzo
“Me da lástima. Los narcisismos nos hacen cometer muchos errores”

Compartir

Comentarios